¿Cómo detectar a un cliente directo? Algunas razones ¿para odiarlo o amarlo?

Tras haber creado la entrada https://devadiprivero.com/2012/11/28/como-detectar-a-un-traductor-25-razones-para-odiarte-o-para-amarte/ , en la que destripaba alguna de las generalidades (estereotipos) de los traductores, ahora describo generalidades, repito, generalidades que surgen con el trato de clientes directos.

Como antiguo gestor de proyectos (PM) a tiempo completo, actual colaborador en la gestión de proyectos y, también, traductor, puedo aportar la visión que aparentan tener los clientes directos sobre la profesión de traductor. Lejos de redactarlo como queja (de esto ya hay mucho escrito y con mucha razón) o con ganas de increpar (no toda la población del planeta tiene que saber en qué consiste la labor de un traductor), el artículo simplemente intenta destacar algunos rasgos comunes de este tipo de clientes.

El cliente directo de un traductor es aquel que contacta con el traductor sin intermediarios —de por medio, valga la redundancia y con razón— con el fin de que realice los servicios para los que está habilitado. Esto es, por así llamarlo, la definición ideal, pero ¿es así realmente? Sobre todo, habría que ver si eso de «los servicios para los que está habilitado» se queda ahí o va más allá.

Todo lo que voy a explicar ha pasado, como mínimo, cinco veces en mi realidad traducto¿lógica? y otras tantas durante la actividad de gestor de proyectos. Las siguientes razones puede que también atañan o afecten a las agencias de traducción, pero suelen ceñirse más a los clientes directos.

comienzo

ASÍ PUEDE SER TU CLIENTE DIRECTO:

El lacónico o el parco

1. Si X te envía un texto en un correo electrónico cuyo cuerpo o asunto del mensaje dice «para traducir» y no añade absolutamente nada a ese sintagma tan aclaratorio. Ducho en las artes del laconismo, te obliga a ser ducho en las artes adivinatorias.

X es cliente directo.

Humilde recomendación: A pesar de que suene a obvio, convendría enviar tu tarifa de traducción y una respuesta amable en la que le instes a darte más información sobre el encargo (fecha de entrega, combinación de idiomas o incluso si quiere que se traduzca a varios idiomas). Muéstrate atento, aunque te enfade o desespere su laconismo o desconocimiento sobre la profesión. Esto valdría si es la primera vez que el cliente contacta contigo. En caso de que el cliente directo sea siempre lacónico, podrías solicitarle educadamente que te envíe más información con los encargos de traducción, pues así se ahorrará un futuro intercambio de correos electrónicos hasta saber qué desea. El cliente lacónico no suele ser amigo de recibir llamadas así que normalmente no convendría llamarlo para aclarar condiciones del encargo de traducción.

2. Si X responde a tus dudas traducto¿lógicas? —esas que has tardado diez minutos en redactar para que quedasen claras y así X supiese qué contestar— con frases célebres como: «lo que tú creas», «no lo sé», «sí», «no», «puede ser», entre otras.

X es cliente directo.

Posible protocolo de actuación: Toma la decisión traducto¿lógica? que más sentido común tenga y cuando envíes el documento insiste en que tenías esa duda. Vela por ti y cúbrete las espaldas. Si no ha querido o sabido o tenido tiempo (para) responder a tu duda, al menos, que se vea que te preocupas por entregar un trabajo de calidad. 

Imagen ilustrativa: Al menos, él se expresaba como nadie con los gestos. 

charles-chaplin_laconismo_parco

El desconocedor, el empanado o el que está en la parra (O el que «se hace el despistado, pero no lo es»)

3. Si tras X haberte enviado una traducción de 5 000 palabras para que se termine en 48 horas, envías un correo —dentro del plazo— con dudas XYZ y X no te responde. Si llamas por teléfono y no lo coge nadie o te encuentras con la frase célebre: «Uy, don X está reunido». Si indicas en negrita que has tenido esas dudas XYZ y con el título antecedente «NOTA IMPORTANTE» en el correo electrónico en que adjuntas la traducción y a los quince días X te dice: «¿por qué has hecho o escrito XYZ? Por favor, vuelve a mirar eso cuanto antes y añade estas otras 1 200 palabras».

X es cliente directo.

Recomendación para el traductor: ¡Paciencia! Hay muchos clientes que no leen (o no leen debidamente) los correos electrónicos. Aunque trabajes mucho con ese mismo cliente y ya sepas que no suele responder, recomiendo dejarlo siempre por escrito. ¿Tuviste una duda? Pregúntale. Más vale preguntar o destacar dudas y errores del original que curar. Se debe ver que has hecho lo posible por subsanar el problema. En ningún caso, supongas que el cliente directo va a recordar aquel correo que le enviaste con las dudas XYZ. Vuelve a enviar las dudas con el envío final de la traducción, al menos, destaca que las tuviste. Véase caso 2.

NOTA IMPORTANTE: Este supuesto es aplicable a cualquier otra vicisitud que pueda tener que ver con el proceso de traducción: fechas de entrega, facturas, impagos, etc.

Paciencia aunque realmente te gustaría hacer esto: 

 4. Si en el encargo de traducción X te pide una «traducción jurídica» —también podría denominarla «traducción legalizada» o «traducción apostillada»— es muy probable que se refiera a una traducción jurada.

X es cliente directo.

Recomendación: Pregunta siempre si se refiere a una traducción jurada con sello y firma. Y si X te responde: «sí, sí, eso, eso…», con lo que todavía observas dudas en sus palabras o mero desconocimiento, explícale bien en qué consiste y qué validez tiene una traducción jurada y, además, si fuese necesario repite la aclaración por escrito, porque si no haces esto puede ocurrir que…

 5. Si al recibir una traducción en papel, firmada y sellada X te pregunte: «¿y para qué me la imprimes?» O «¿por qué me sellas el texto?».

En ambos casos, X es cliente directo.

6. Si X te solicita una interpretación simultánea de 4 horas para un simposio y X no entiende que no puedes ir tú solo.

X es cliente directo.

Recomendación para el traductor e intérprete: Hay que explicar que el intérprete no puede estar hablando 4 horas seguidas. Todavía menos, puede interpretar a diversas personas prácticamente a la vez. Pasados 20 minutos ya ni sabrá en donde está su cabeza. Los intérpretes muy buenos son capaces de trabajar unos 45 minutos seguidos, pero siempre se recomienda que haya varios. Para más información, pregunten a intérpretes —que saben mucho más que yo de esto— o me pueden preguntar y recomendaré a intérpretes para que expliquen la dificultad y los entresijos de una interpretación. En ningún caso, se trata de ir a conversar, hablar ni decir lo mismo que dice el otro interlocutor. Esto se debe aclarar siempre al cliente directo.

 7. Si te llega un encargo de traducción y te ves haciendo piña, juntos y reunidos por un Para: con todos tus compañeros traductores (que conoces o no), el correo electrónico te lo ha enviado X. X ha añadido a todos los traductores que aparecían en alguna lista y los ha incluido en Para: al enviar el correo.

X es cliente directo.

Recomendación: Si te urge trabajar, responde muy rápido. ¿Cuántas respuestas recibirá X de entre tus 50 compañeros? Normalmente, si eres muy rápido, diligente y en el correo de respuesta demuestras saber de lo que hablas y eres educado, no hace falta que tu tarifa sea la más baja. Tu respuesta a esta clase de correos debería depender de lo que solicite X. Intenta ser explicativo y, sobre todo, indicar claramente todo lo que X ha requerido en su comunicación.

8. Si el cliente ha enviado el correo incluyendo a todos en Para:, es porque probablemente sea de los que no sabe en qué consiste tu trabajo. Debes tenerlo en cuenta. Este tipo de envíos suele realizarlo un X que nunca ha estado en contacto con ningún otro encargo de traducción.

Algunos traductores optan por no responder a este tipo de encargos en masa. ¿Para qué voy a estar peleándome por un certificado de notas de 30 €? Como siempre, toda actitud es válida y responder o no depende de la necesidad e idiosincrasia de cada traductor.

El Messi (cliente que regatea, incluso aunque hayas hecho 200 traducciones para él). Siempre quiere regatear y si puede marcarte el gol también.

Vídeo ilustrativo (parte de su terreno de juego, intenta regatearte y, si puede, meterte el mejor gol posible…): 

9. Si X te pide 3 copias de una traducción jurada de 15 páginas, y no comprende (a veces, te tildan de estafador) que cobres por ello.

X es cliente directo.

Recomendación de explicación al cliente directo: La tinta, el tiempo que se tarda en imprimir, firmar y sellar o los folios cuestan su dinero y tiempo. ¿Si fuese un notario, en lugar de un traductor, rechistaría porque le cobres el resto de ejemplares? Mi humilde consejo: En casos como este, sí hay que mostrarse duro. Cuidado, no confundirlo con maleducado. Simplemente hay que dejar claro que el trabajo de calidad hay que pagarlo. También es cierto que si se trata de un cliente habitual, puedes ofrecer un descuento o tener el detalle de hacerlo gratis. Si hicieses esto, recomiendo que dejes claro que la gratuidad no es perpetua.

 10. Si X te envía un encargo, pero antes de ni siquiera haber dicho «hola» ya está aludiendo a posibles descuentos por volumen. Si X promete enviarte muchos más documentos, porque ahora está tratando mucho con el país XYZ. «Ya verás. Cóbrame menos, porque vendrá más trabajo».

X es cliente directo.

Humilde consejo: ¡Cuidado! ¿Cuánto es mucho volumen de trabajo para un cliente? ¿Enviar una traducción de cuatro páginas cada dos meses? ¿Enviar quince páginas a lo largo de todo un año, aunque sea en envíos fragmentados? Como en el resto de los casos, en función de la situación de cada traductor, se puede ofrecer un descuento o no. No obstante, creo que si empiezas aceptando descuentos desde el principio, acabarás trabajando por peanuts para ese cliente. Y asumir rebajas desde el comienzo, no solo puede conllevar a trabajar por peanuts, sino a que intenten presionarte por tiempos de entrega u otros servicios. Tienes un precio. Ofreces tu calidad por ese precio. Ya decidirás tú, si la relación laboral marcha bien, cuando hacer descuentos. Cuidado con ofrecer tu mano a las primeras de cambio, porque pueden cogerte el brazo (y no soltarlo o intentar abarcar todo tu cuerpo). Sirva la metáfora…

Por supuesto, habrá X que vean tu gesto como una deferencia hacia ellos y te valorarán. De todo hay… En resumen: ¡cuidado!

11. Si X no te ha abonado una factura y elude tus reclamaciones de pago.

X es cliente directo.

Una de las grandes dudas del traductor: ¿Qué hago en este caso?: Si en los demás supuestos dependería de cada cliente (y de la concepción o necesidad de cada traductor), en esta labor peliaguda no iba a ser menos. De hecho, diría que cada caso puede variar. Hay diferentes factores que se deben analizar o tener en cuenta. ¿Cuánto tiempo he acordado con el cliente?

– Empezaría por recomendar que se acuerde un periodo de pago con el cliente. ¡Desde el principio! No pasa absolutamente nada. Trabajas, entre otras cosas, para ganar dinero. Es tu dinero. Así que nada pasa por intentar fijar un plazo de pago desde el principio. Tampoco hace falta establecer un día exacto, pero sí, al menos del día Y al día Z. Si a pesar de haber concretado esta fecha, X se retrasa, hay que reclamar.

¿Cuánto tiempo le permito retrasarse (con los pagos)? O, dicho de otro modo, ¿cuántos días después de la fecha establecida le concedo de complacencia antes de empezar a reclamar?

– Si se trata de un cliente nuevo, intenta llegar al término medio entre agobiarlo y dejar que se malacostumbre. No sé, quizás pasada justo una semana estaría bien que le enviases ese correo electrónico de petición educada de dinero. Y, lo siento, pero sí… En muchos de estos casos, hay que llamar directamente por teléfono (aparte de enviar el correo electrónico para que quede constancia de todo por escrito).

En definitiva:

1. Concretar periodo de pago antes de empezar a trabajar con un cliente. La fecha debe ser «real». Ni cuatro días después de la entrega, ni noventa días.

2. Empezar a reclamar pasada aproximadamente una semana de la fecha establecida. Si no estableciste fecha al inicio de la relación laboral, recomendaría reclamar pasado un mes de la entrega.

3. El dinero es tuyo. Los clientes están acostumbrados a estas lides y el «fallo» viene de ellos. No tengas vergüenza por reclamar (y si hay que llamar por teléfono, ¡adelante!).

El ansias (Te pida lo que te pida siempre es urgente. Siempre quiere que «le hagas un hueco a su traducción». Este puede marearte con varios correos durante el día a ver cómo llevas su traducción… si la ya empezaste…)

12. Si X te promete un correo electrónico, si X te dice que estés atento (sobre todo, suele pasar cuando se trata de promesas de envíos fuera de un horario laboral común) y NO lo envía ni ese día, ni el siguiente (y no responde a tu Oiga, que me dijo que me enviaría un correo ayer y no me lo envió. Le escribo por si acaso el correo no funcionaba.). 

X es cliente directo.

 

Recomendación: Si no te gusta trabajar a deshora o fuera de un horario laboral común, no atiendas a promesas. Si te indican que te llegará un correo a las 19.30-20.00 h, di que no lo verás hasta la mañana siguiente. Como todo, esto también depende de la necesidad del traductor por conseguir encargos. Sin embargo, malacostumbrar al cliente a que estás conectado y atento a toda hora, puede conllevar que pierdas más tiempo y dinero que si le hubieses dicho que no trabajas fuera de hora.

También se podría indicar al cliente que solo trabajas fuera de hora laboral común si cobras suplemento de urgencia. ¿Cuánto? En los tiempos que corren no puede ser muy alto este suplemento. ¿Por qué? Porque habrá cualquier otro traductor esperando para hacer el trabajo que tú has rechazado o para atender al cliente fuera de hora.

 

Vídeo ilustrativo (Sheldon Cooper, The Big Bang Theory, puede resultar menos molesto que este tipo de clientes): 

El utópico (primohermano del El ansias) quiere 10 000 palabras para mañana. Quiere que hagas tú la traducción del alemán al español, al francés y al inglés. ¿Tú sabes francés e inglés, no? Pues venga, hazla. Quiere que le llegue un envío por mensajero de Las Palmas de Gran Canaria a Cangas de Onís en el mismo día. Quiere que pagues el mensajero.

Vídeo ilustrativo (Ethan es un juego de niños en comparación con lo que hay que hacer por un cliente): 

NOTA: Las cantidades de palabras y tiempos que se exponen son aproximadas.

El ideal (te explica todo lo que quiere en un correo. No suele requerir nada extraordinario. Te envía el texto y te deja relativamente bastante tiempo para la entrega e incluso puede destacar de vez en cuando tu diligencia y buen hacer).

 Si X te envía un encargo de traducción con un asunto y un mensaje bien escritos. En la línea de asunto ya viene de qué va la traducción, por ejemplo: «traducción sentencia DE-ES». En el cuerpo del mensaje te saludan, no cometen faltas y explican lo que quieren brevemente, pero de manera concisa y clara, por ejemplo: «Hola: Nos gustaría traducir este texto de 2 523 palabras del DE al ES. Fecha de entrega: xXs. No requerimos presupuesto. Gracias de antemano. Saludos, XXX».

En general, creo que los traductores coincidiremos que, aunque a nosotros nos guste hablar y escribir, un correo engorroso, largo y poco claro nos hace perder demasiado tiempo (intercambio de correos y esperas hasta saber qué quiere realmente el cliente). El cliente directo ideal tampoco insistirá en cambiar fechas de entrega o en acelerar el proceso de traducción una vez ya estés inmerso en él. Por supuesto, el cliente directo ideal suele acatar las tarifas de traducción e interpretación, pues confía plenamente en tus servicios y en tu saber hacer.

Este cliente será el que reciba tu postal en Navidad. Este cliente será el que reciba descuentos propuestos por iniciativa propia del traductor. Este cliente será el que reciba favores sin que el traductor exija algo a cambio. Este cliente será el que reciba su traducción un día antes de la fecha de entrega.

Muchos clientes directos se acercan a ser de este tipo. La traducción es una profesión cada vez más conocida con lo que los clientes directos ya saben qué pedir y cómo hacerlo. Como sucede en diferentes sectores profesionales, un traductor e intérprete puede encontrarse con cada una de las clases de clientes expuestos. Hay que intentar «quererlos como son», pero también ir instruyéndolos si no se empieza con buen pie.

A veces, los clientes directos acuden a ti como salvador. El mesías enviado a la tierra para solventar todo el papeleo que no sabe realizar o simplemente no ha leído las instrucciones de la administración (o no las entiende; no sería de extrañar, pues la redacción de alguno de los documentos de las administraciones públicas… ¿qué les voy a contar?). Esto suele ocurrirle a los traductores jurados, pero y ¿esos traductores literarios que reciben correos de escrituras de compraventa, porque mi primo que es amigo tuyo me dijo que tú sabías idiomas…y eras eso de traductor? Si eres traductor, puede sucederte esto seas de la especialidad de la que seas. Nadie se libra.

La mayor parte de los supuestos mencionados ocurre por desconocimiento de la profesión de traductor o de intérprete. Con lo que recomendaría educar al cliente. El cliente directo no está obligado a saber de qué va todo esto con lo que le vendría bien que le fueses explicando poco a poco. Así sabrá qué servicio está solicitando y por qué servicios va a pagar.

¿Qué les parece esta clasificación? ¿Se han encontrado alguna vez con algún cliente directo parecido? 

¡Aporten sus experiencias!

Traducción y banderas

 

Gracias por su atención y espero que sirvan los humildes consejos. Si algún cliente leyese esta entrada, nótese que la he redactado desde el cariño y el respeto 🙂 (y también pueden aprovecharla para aprender y mentalizarse).

Anuncios

14 comentarios el “¿Cómo detectar a un cliente directo? Algunas razones ¿para odiarlo o amarlo?

  1. Yo tengo un cliente directo que por mucho que le mande correos alentándolo de las posibilidades mágicas que aporta la traducción-no-urgente (guiño, guiño, envíamela antes) siempre terminan siendo urgentes y mucho. Muy buen artículo a la par que gracioso 🙂 genial

    • Hola, Inés:

      Gracias por participar con tu comentario.

      En ocasiones, se cumple demasiado eso de que el hombre no tropieza dos veces en la misma piedra. La piedra de: «te enviaré todo a última hora» está hecha para darle patadas hasta romperla.

      Espero que puedas conseguir que te envíen los textos con la mayor antelación posible. Y también espero verte en la próxima entrada.

      Un saludo,
      Devadip

  2. Excelente entrada. Siempre es bueno conocer a los arquetipos de clientes. Me dio mucha risa el “Messi”, más claro, echarle agua.

    Saludos desde Chile

    • Hola, Pablo:

      Me alegro de que te parezca excelente la entrada. Una pena que lo que cuento en ella no sea tan excelente, ¿verdad? 🙂

      El Messi es un tipo de cliente que, por desgracia, no creo que se extinga nunca. Hay que saber convivir con ellos.También es cierto que muchos traductores son/somos para darnos de comer aparte, a veces.

      Saludos desde Las Palmas de Gran Canaria 🙂

  3. ¡Hola!

    Acabo de contestarte por Twitter cuando me has preguntado si me ha gustado la entrada, pero en un mensaje tan corto no he podido decir todo lo que quería y lo mínimo que podía hacer era escribir un comentario, ya que nunca he escrito ninguno en este blog. La primera vez que lo visité fue cuando publicaste la entrada sobre cómo detectar a un traductor (https://devadiprivero.com/2012/11/28/como-detectar-a-un-traductor-25-razones-para-odiarte-o-para-amarte/) y me embelesó. No solo porque me riese mucho, sino también porque soltabas verdades como puños y creo que casi todos los traductores nos sentimos identificados con casi todos los puntos.

    Y esta vez lo mismo. Para lo relativamente extensa que ha sido la entrada se lee con mucha facilidad y es muy amena (muy buenos los vídeos). Creo que has escrito de una manera muy divertida, pero que es muy ilustrativa a la vez. Yo soy estudiante aún y todavía no sé cómo es el mundo laboral y al poner situaciones tan precisas te vas haciendo una idea más exacta.

    Y no me despido sin decir que me encanta el nombre del blog, sobre todo eso de lo de “la fuerza de las palabras”. 🙂

    ¡Enhorabuena por la entrada! Y gracias por deleitarnos con una lectura tan agradable.

    Un saludo,

    Olatz

    • ¡Hola!

      Gracias por pasarte por el blog y, sobre todo, por tomarte el tiempo de comentar.

      Me alegro de que te guste. A ver si entre todos conseguimos concienciar algo más a los clientes de que nuestro trabajo no es tan sencillo como pueda aparentar. Más bien al contrario…

      Intentaré que mi próx. entrada sea menos extensa para que la lectura sea más amena.

      ¿Te espero en la próxima?

      Un saludo,
      Devadip

  4. Je, je, ¡muy buen, Devadip! Desde luego, nada como quedarse con el último de todos. Además, suelen ser los que pagan mejor por alguna razón. 😉

    Un saludo,
    Pablo

    • ¡Hola, Pablo! 🙂

      Sí, el último tipo de cliente debería proliferar. Imagino que poco a poco, con nuestra lucha diaria, lo vamos consiguiendo, ¿no?

      Gracias por haber comentado, y como siempre, nos seguimos por las redes.

      Un saludo,
      Devadip

  5. Pingback: Cómo reaccionar ante los diferentes perfiles de cliente directo | Blog de Etcetera Traducciones

  6. Pingback: La semana en 10 entradas (del 13 al 17 de mayo) | Blog de Leon Hunter

  7. Pingback: Cómo reaccionar ante los diferentes perfiles de cliente directo « etctraduccionesetctraducciones

  8. Es interesante ver como tenemos que desarrollar una serie de habilidades por fuera de la traducción misma para manejar a esta gran variedad de clientes. Lo difícil que es muchas veces pasar un presupuesto que de antemano sabemos que lo van a cuestionar, justamente por el desconocimiento que se tiene de la profesión. Es un desafío permanente, no hay duda de ello.
    Hacer luego el seguimiento para poder cobrar en tiempo y forma, recibir un feedback que nos confirme que todo estuvo bien o que se cumplió con las expectativas del cliente (¡si no fue así, lo sabemos al segundo!).Confirmar un correo ya sea con archivos o dudas: muy pocos confirman la recepción de un correo con información importante ( para ellos y para nosotros)
    En cuanto a los tiempos de entrega creo que son más ajustados con las agencias que con los clientes particulares; ¡las agencias torturan con este tema!
    ¡Muchas gracias por tus comentarios! Un saludo

    Alejandra desde Argentina

    • Hola, Alejandra:

      Gracias por pasarte por el blog y por comentar.

      Efectivamente, tenemos que lidiar cada día (o casi) con todo lo que has dicho. Sobre todo, el desconocimiento acerca de en qué consiste nuestro trabajo hace que tengamos prácticamente que educar a los clientes para que sepan cómo funciona.

      Menos mal que cada vez se reconoce más nuestro trabajo. Seguramente gracias a que desde hace años (y los que seguimos haciéndolo ahora) se ha ido demostrando a los clientes que es mejor un traductor humano que una máquina, Google Translate, p. ej.

      Pronto volveré a publicar sobre otros asuntos así que espero que el resto de entradas del blog te gusten también.

      Un saludo.

  9. Pingback: Cada maestrillo… Consejos para el traductor autónomo (III) | En la luna de Babel

¡No lo dudes, comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s