Traducción con anglicismos: el caso (b)Ryanair

Hola:

 Ha pasado mucho tiempo desde las últimas palabras. Vuelvo para soltar algunas sobre uno de los asuntos más trillados: ¡los anglicismos! A pesar de ser un debate manido, hablaré sobre un caso concreto con lo que aportaré una visión distinta. O eso espero.

En las siguientes líneas voy a destripar el mensaje de voz de la megafonía de la compañía aérea «[La vida de] (b)Ryanair». Mientras las empresas monopolizadoras, digo, las compañías aéreas intentan velar por nuestra seguridad, me dedico a tomar papel y bolígrafo para apuntar los anglicismos que, a viva voz, expulsan por la megafonía del avión. Sobre por qué no arreglan los sistemas de megafonía de los aviones, que todavía en 2014 suenan a voces de ultratumba, habría que redactar otro artículo.

ACTUALIZACIÓN REDACTADA EN ENERO DE 2015:

Estos anglicismos y estas oraciones sospechosas son de junio de 2014 (primeros seis casos). Estos los escuché por primera vez en junio de 2014. En noviembre de 2014 volé de nuevo Barcelona-Londres, Londres-Barcelona y ¿creen que había cambiado algo?

¡No! Escuché una vez más el mensaje de megafonía y descubrí cosas raras que se me escaparon durante el primer vuelo. En noviembre, los primeros seis casos seguían en el mensaje de ultratumba. Nadie de (b)Ryanair ha leído esta entrada o no tienen interés en expresarse algo mejor. Los casos 7 y 8, que se explican al final de este artículo, son los descubrimientos de noviembre (es decir, si ya leíste esta entrada cuando la publiqué y pasas de leerla de nuevo, ve directamente al final).

¿Cómo se pueden usar tantas fórmulas en español provenientes del idioma de Shakespeare en un texto tan corto como el que se expresa en el avión? Habrá varias hipótesis, la mía: no lo tradujo un traductor profesional con idioma español nativo. Eso u otra de las cosas que afecta incluso a traductores profesionales: amo tanto el inglés —o cualquier otro idioma del que traduzco— que estoy en total inmersión con esa lengua; el español, como ya me lo sé (eso creo, más bien), pues eso, ya me lo sé. No me planteo si habré escrito bien tal expresión, ¿cómo iba a pensar en ello? ¡Soy nativo de español y encima traductor, la bomba lironda (por cambiar la expresión «de siempre»)! Probablemente, pase esto en la cabeza de muchos de forma inconsciente. ¿Seguro que sabes escribir y hablar en español tan bien como crees? ¿No tienes ganas de seguir aprendiendo? Una pena si es así.

Bueno, abróchense los cinturones que esto empieza ya.

PlaneTakeOff

Desde el comienzo, me gustaría dejar claro que, en ningún caso, me creo Cervantes o James Joyce, simplemente me fijo en estas cosas y me gusta plasmarlo en una entrada de blog. Por supuesto, cometo muchos errores cada día. Eso sí, intento darme cuenta de ellos, admitirlos y corregirlos. Y prácticamente cada día aprendo algo nuevo sobre redacción, gramática, estilo, léxico. Guiño, guiño. Tantas revisiones de textos de compañeros ayudan mucho. Guiño, guiño II: la venganza.

Hay errores, olvidos, calcos, ampulosidades, aberraciones, [introduzca sustantivo al gusto, de características similares] que se repiten tanto que dejan claro que algunos no lo tienen claro, valga la redundancia. ¿Si tanto se habla de anglicismos, que hasta a algunos cansa, cómo puede ser que no paremos de leerlos u oírlos y que provengan de profesionales de la escritura? El inglés es así, muy cool como para huir de él. Para los que tengan el argumento de que «fútbol» también es un calco que se adaptó con esa grafía y ha triunfado, no solo les digo: güisqui, güisqui, güisqui, sino que en esta ocasión no hablaré de léxico: mencionaré copiadas g(d)ramaticales.

Sobre léxico, ya me he empecinado hasta la pesadez en esta otra entrada [y en innumerables tuits o comentarios en Facebook]:

https://devadiprivero.com/2013/07/16/extranjerismos-o-espanolismos-innecesarios-que-lio/

«¿Qué es lo que quieres?» «¿Qué es lo que pasa?» «Es por eso por lo que» y sus primas hermanas

[¿Pero no ibas a hablar del caso La vida de (b)ryanair? Sí, pero una entrada de este blog no es entrada de este blog sin digresiones. Lo siento.]

Estas expresiones, de las muchas que aparecen en cine y televisión, y en general en textos orales, hacen que me cueste tragar saliva cada vez que las oigo (doblaje, políticos, periodistas, etc.) o las veo (subtítulos profesionales o fansubs, periódicos, artículos de opinión, etc.). De un fansub no puedo esperar una traducción profesional; así que, como se ve en la foto, traducir repetidamente «What does he want?» por «¿qué es lo que quiere?» no debería de molestarme (tanto).

QuéEsLoQueQuiere[Fuente: Fansubs de la serie Halt and Catch Fire].

QuéEsLoQueDice[Fuente: Fansubs de la serie The Americans].

Me cuesta conciliar el sueño cuando estas oraciones aparecen en las traducciones profesionales. ¡Y las he visto y oído! Supuestamente, no está mal. No destroza premisas de la gramática del castellano, pero ¿cuándo se atenderá al uso?

¿Me dirán que lo hacen para que quede bien sincronizado con el movimiento de la boca? Estoy seguro de que se puede usar: «Pero ¿y qué quieres?» o cualquier otra oración mucho más española (me refiero al idioma).

Una especie de calco que se lee y oye cada vez más. Demasiadas prisas (culpa del cliente casi siempre, seguro [esto es en serio]). Cuanta más prisa, menos se revisa —valga la rima— y la traductora se pega más al texto original. Confío en que si una traductora profesional revisa detenidamente los subtítulos o la traducción para el doblaje se dé cuenta enseguida de que en español decimos «¿Qué quieres?» «Venga, ¿qué quieres?», y de que no usamos las primas lejanas anglosajonas.

En fin, la vida está plagada de calcos. Por muchos artículos o muchas entradas de blog que se sigan escribiendo —habrá tropecientos cuatro—, el inglés se mete en las cabezas por prestigio, por costumbre o porque cuando traduces rápido es más fácil no despegarse mucho del original ni andarse con florituras. Espero que alguien me lleve la contraria si exagero. Pero que me diga por que traducen (casi) siempre «On what purpose?» (dicho por un joven, un abuelo, un drogadicto o da igual que tipo de persona) por «¿Con qué propósito?». ¿Quién dice (en España, al menos) eso en una conversación? Algunos, vale, pero muchos menos de los que dicen = ¿Para qué? ¿Para qué lo hace? ¿Y por qué lo hace? ¿Con qué intención? Y un sinfín de posibilidades. Mecanismos feos de traducción sistemática calcada de expresiones ya hechas solo para los subtítulos o el doblaje. Estas traducciones pegadas al idioma original no me gustan. ¡Ni de broma, Mike! Además, convendría tener cuidado con opcional (mejor, optativo), educacional (mejor, educativo) o emocional (mejor, emotivo). Expreso mis condolencias (mejor, doy el pésame) a los que tanto quieren al idioma aprendido y no al nativo. ¡No abandonemos al castellano (español)!

Bueno, que la entrada iba a criticar a (b)Ryanair y sus mensajes por megafonía. No lo voy a esconder ni maquillar: es criticar, pero intentaré que sea constructivamente. Nótese que lo siguiente se trata de un caso real en un vuelo Barcelona-Londres (y Londres-Barcelona; tuve el placer de poder escucharlo dos veces en cuestión de 5 días para constatar y poder apuntar en un folio todo lo que prosigue).

La vida de (b)Ryanair: ¡vuelan los anglicismos!

 

Caso 1: El sendero luminoso se iluminará en la oscuridad […]

 

¿Sendero? ¿No está hablando de un pasillo? Sendero suena a camino por el campo (ya sé que no es solo eso, pero si atendemos al uso de las palabras…).

Y lo peor: la redundancia. Creo que querían decir El sendero se iluminará. Porque si ya es luminoso ¿Cómo se ilumina luego? ¿Se reilumina?

 Propuesta de traducción: Las luces del pasillo se encenderán en la oscuridad.

Caso 2: Tómense un segundo para encontrar la salida más cercana […]

 

Mal no está. Pero, al menos en el español de España, ¿suena natural? Creo que nadie ni en la lengua oral ni en la hablada utiliza esta expresión: tómense un segundo. Posiblemente, se deba a mi obsesión con los anglicismos, pero se nota de lejos que es una traducción de «take a second» o «take a moment». Si acaso, podría reducirse a un uso casi literario. No es el caso de La vida de (b)Ryanair, precisamente.

Propuesta de traducción: Dedique un momento de atención [si quieres ser relamido]. Observe que la salida más cercana se encuentra…

O simplemente quitar la idea «tómense un segundo» y decir: A la derecha [o a la izquierda, según el caso], se encuentra la salida más cercana.

 

Caso 3: Caerá del panel sobre su cabeza […]

Esta manía de elidir palabras, las cuales se requieren en castellano para dar sentido completo a la frase y, así, huir de la ambigüedad. Coincidiremos en que en este caso (por nuestra costumbre de volar y conocimiento de la vida) sabemos que el panel está sobre la cabeza. Eso quiere decir. Pero lo común para expresar esto sería:

[Propuesta de traducción:] Caerá del panel situado sobre su cabeza. Caerá del panel que está sobre su cabeza.

El español es así de explicativo, nos guste o no, queramos ahorrar o no, queramos copiarnos del idioma de origen o no. Este tipo de elipsis también lo observo habitualmente en los textos que reviso (traducciones del alemán o del sueco, por ejemplo). Sin duda, el castellano es uno de los idiomas más explicativos y detallistas. Gusta ser preciso, tanto, que, a veces mucho detalle lía más que ayuda.

Dicho como lo propone (b)Ryanair, la ambigüedad es: ¿el panel caerá sobre mi cabeza? ¿Me tengo que agachar por si me da un golpe? O ¿Está situado sobre mi cabeza? ¿Al caer quedará sobre mi cabeza? Mal no está, pero conviene evitar la anfibología. Es un mensaje de seguridad: tiene que ser muy claro.

PanelSobreCabeza

Caso 4: Adultos viajando con niños […]

  IBERIAviajando

Fuente: http://www.iberia.com/es/viajar-con-iberia/menores/

Como se ve en la imagen, no solo (b)Ryanair comete este error. Una compañía española lo deja claro por escrito también.

Seguro que todos saben que decía el mensaje en inglés. Sí: Adults travelling with children […].

En español, se pone un artículo (un determinante) delante del sustantivo para iniciar las oraciones de este tipo.

En castellano, el gerundio no se usa así. El gerundio no califica. El gerundio en español no puede utilizarse con valor calificativo en este caso.

Explicaciones más detalladas al respecto:

http://lema.rae.es/dpd/srv/search?id=XEVeLzVZaD6CG25cW5 [Concordancia]

http://castellanoactual.com/el-gerundio-calificativo-un-uso-incorrecto/ [Gerundio mal utilizado]

http://www.fundeu.es/noticia/nuestro-idioma-hombres-trabajando-y-otros-gerundios-5038/ [Gerundio mal utilizado]

http://www.ecoescritura.com/usos-incorrectos-del-gerundio/ [Gerundio mal utilizado]

Propuesta de traducción:

Los adultos que viajen con niños deben tener en cuenta que…

Caso 5: Saque el chaleco de su paquete / Tire de su paquete […]

Otro ataque del inglés que causa furor. El its. Este It da más miedo que la novela de Stephen King. Ahora todo es posesión. Todo es mío muy mío y de nadie más. Por eso, se nos ha metido en la cabeza que Saque el chaleco del paquete (como se diría en el español «de toda la vida») adquiera una rimbombancia de posesión (¿como la de La niña del exorcista, por seguir con género bueno de terror?). El chaleco no cede su paquete a nadie. ¡Es de él! Y claro, va un traductor friqui que lo oye y le entra la risita tonta por el juego de palabras con paquete = zona genital masculina. ¿De qué paquete tiro entonces? ¿Tengo un chaleco en mi paquete? Por supuesto, el conocimiento de la vida nos permite entender el mensaje a pesar de esta amistad sintáctica innecesaria con la gramática del idioma inglés. Debe constar que esto es un ejemplo del abuso actual del pronombre posesivo su copiado del its. No solo lo comento por el juego de palabras gracioso.

En relación con esto, he visto últimamente un amor propio sin igual en épocas pasadas. Quizá sea el fin (uno de ellos, posiblemente el principal) de las redes sociales, esto es, destacar lo que yo he hecho por encima de lo que ha hecho otro, o quizá ¿se haya pegado de que en los otros idiomas sí se escribe «yo»? I have to, I have seen, Ich habe gesehen.

Sea como fuere, fíjense en lo que escribimos, ¿para qué ponemos tanto «yo»? Para enfatizar, lo sé, bueno, YO lo sé. Pobres desinencias. ¿Para qué están si empezamos a usar el pronombre de forma innecesaria? Yo he escrito estas líneas. Yo me fijo mucho en lo que leo. Yo estoy enfermo. Lo que yo acabo de decir: yo lo sé. ¿Exagero? ¡Sean observadores y verán que no tanto! [He buscado artículos de estudiosos del lenguaje que traten el abuso del pronombre posesivo su en textos escritos u orales, pero no he encontrado. No dispongo de todo el tiempo que me gustaría. Si alguien encuentra, que lo pase, por favor].

 

Propuesta de traducción: Saque el chaleco del paquete (en el que está). Saque el chaleco del interior del paquete. Tire del paquete.

Caso 6: Ordenadores no pueden ser utilizados durante el rodaje […]

Otra vez se deja atrás el artículo. ¡Hay que hablar rápido! Un determinante de tres letras ocupa muchísimo espacio. En fin, véase caso 4 en relación con esto.

El mal uso (o el abuso) del gerundio y la pasiva analítica son un drama que proviene de la grammar. Seguramente, habrá quien diga, y con razón, que esto viene del latín que no es del inglés. Pero todos lo sabemos. Si en los textos del idioma inglés no usasen tanto gerundio y tanta pasiva analítica (pueden ser utilizados), ¿se emplearía tanto en las traducciones o en los textos cultos, y no tan cultos?

Una oración que contenga una pasiva analítica no está mal construida según los libros de gramática del castellano. Esto sí lo sabemos todos casi desde primaria. Pero atendemos al uso. Atendemos a lo común a lo habitual. Y ¿no se supone que queremos ahorrar? Pues la pasiva refleja ahorra que no veas.

Como presuntamente ya todos sabemos utilizar la pasiva analítica, no ahondo. No digo que no haga una entrada entera sobre este asunto. Amenazo, así que usen la pasiva refleja y eviten la pasiva analítica si no hay que usarla.

 

Propuesta de traducción: Los ordenadores no se pueden usar durante el rodaje. No se podrán usar los ordenadores durante el rodaje.

LOS CASOS QUE NO ESTABAN EN LA REDACCIÓN ANTERIOR DE ESTA ENTRADA: Casos 7 y 8

Caso 7: En el improbable caso de aterrizar en el agua […]

¿Improbable? ¿Solo improbable? ¡Es imposible! Quizá quisieron decir: aMErizar o amarar.

Vale que todavía no hayamos inventado el verbo «enavionar». Seguimos embarcados en embarcar. Pero ¿el traductor no sabía esto? ¿Tenía poco tiempo y no pudo revisar?

En fin, la propuesta de traducción es obvia: revisar el texto final.

Caso 8: Equipos electrónicos pueden ser utilizados en modo avión […]

… dijo Robocop (o R2D2) cual robot. Cabe recordar que en español este tipo de frases empiezan con ¡un determinante! Y ¿pasiva refleja? ¿Eso para qué sirve? A veces, los traductores preferimos pegarnos tanto al texto original que la pasiva analítica (pueden ser utilizados) afea nuestras contribuciones a la humanidad.

Propuesta de traducción: 1. Los equipos electrónicos pueden utilizarse en modo avión.

2. Podrán utilizar los equipos electrónicos en modo avión.

PlaneLanding

Y ya hemos aterrizado (no sin problemas, como en la imagen). Cuántas turbulencias en el viaje, ¿verdad? Calculé aproximadamente unos 4 minutos de mensaje de seguridad. Puede incluso que se me haya escapado algo del mensaje ultratumbaico; ¡habrá que volar más! Cuanto más vuele la mente, mejor para un demente (de la lengua). 🙂

¿Exagero? ¿Tengo razón? ¿Has visto casos similares? ¡Comenta y aprendemos todos!

Anuncios

Los criterios de la RAE ¿lían o ayudan?

Como muchos saben ya, el eslogan de la Real Academia Española es «limpia, fija y da esplendor». Estas tres acciones, más propias de los anuncios de lejía o de toallitas para bebé, no siempre se cumplen en algunos criterios del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

don_limpio_mr_proper

Es evidente que confeccionar y mantener actualizado un diccionario no es sencillo. Todavía menos si se abarca a unos 450 000 000 de hablantes. Hay que saber qué palabras se usan en Panamá o cómo ha evolucionado la aceptación y el uso de aquel otro vocablo de México, VERBIgracia. Por DESgracia, desconozco los criterios exactos de incorporación de nuevos términos y redacción de su definición, propuesta de recomendaciones ortográficas o adaptación de palabras extranjeras. Se podría decir que estas labores son las más polémicas dentro de la infinidad de asuntos con los que deben lidiar los académicos. Seguro que no es fácil pero, a veces, se complican ellos solos (o eso se puede pensar si se echa un vistazo a los ejemplos que aparecerán más adelante). Esta entrada de blog no pretende ser exhaustiva ni antisistema. Simplemente se destacarán aspectos ortográficos y léxicos en los que el auThor cree que podrían mejorar, digamos. El fin de esta entrada, por tanto, no es criticar (para mal) alegremente la ardua labor de La Academia, sino divertir(me) y entretener(me) con las palabras así como demostrar que no solo vale lo que diga la RAE. Hay otras fuentes muy fiables que también se deben consultar. A pesar del tono irónico que se emplea a veces en este artículo, hay que tener en cuenta que la búsqueda, la intención y los ejemplos que se exponen son totalmente serios. 🙂

¡Empezamos (entre todos hay que ayudar a que no pase lo del vídeo)!

Criterios ortográficos de la RAE

Ch y ll

http://rae.es/consultas/exclusion-de-ch-y-ll-del-abecedario

Muchos estarán ya acostumbrados y jugarán a Apalabrados sin ellas, pero otros ¿recordamos cuando el Scrabble tenía ch5 y ll8? Sí, esa época en la que la RAE no consideraba dígrafos a estas letras o letras a estos dígrafos.

LEtraCH

Primer criterio «raruno». Hasta donde sé, ch y ll habían formado parte de los diccionarios siempre como si de letras se tratase. Entonces, ¿qué cambia? ¿Qué lleva a decidir eliminarlas del diccionario en 2010? Un dígrafo es dígrafo desde que se crea con lo que ch y ll desde su creación pudieron considerarse como tal y no incluirse como letra del abecedario, ¿no? Puede que ch y ll se hayan sometido a una operación y hayan cambiado algo de sus partes… ¿Quién sabe?

¿Habrán decidido quitarlas para que el rosco de Pasapalabra dure menos? Como se observa en la argumentación de la RAE, no explican qué cambió para que la considerasen dígrafo. Intentan sostenerse en que se adaptan a las demás lenguas…

Si alguien tiene explicación, que se suba a la nave del misterio conmigo y me la dé.

Catar o Qatar

http://rae.es/consultas/en-espanol-cuorum-y-catar-en-lugar-de-quorum-y-qatar

Recomiendan escribir «Catar». 100 % de acuerdo, pues evidentemente se trata de una grafía más propia del español. Ahora bien, Catar es independiente desde 1971. Vaya, qué pena, la 19.ª edición del DRAE vio la luz en 1970. Ay, Catar, mira que independizarte al año siguiente… Pero ¿este cambio de q por c no se pudo pensar para las ediciones posteriores de 1984, 1992 o 2001? ¿La c es más propia del español desde hace 3 o 4 años (más o menos cuando se empezó con esta recomendación)? No entiendo qué se pierde por el camino durante más de 30 años para no pensar desde el principio: «Qatar. Nuevo país. Los países suelen adaptar su grafía al español. Con más razón, si una de sus letras es la q inicial; algo que jamás se utiliza en nuestro idioma. Lo cambiamos para la edición de 1984.». No, mejor nos dedicamos 30 años a catar vinos y no a acatar las reglas aparentemente evidentes del idioma español.

Si alguien tiene explicación, que se suba a la nave del misterio conmigo y me la dé. Sobre estos aspectos ya se ha hablado, pero tranquilidad que lo nuevo llega al final de la entrada. 🙂

catar_vino

Solo y guion o sólo y guión o sólo y guion o solo y guión

Casi tantas combinaciones como en la lotería. De hecho, se han escrito cientos de palabras sobre estas tildes lo que deja bien claro que el criterio es dudoso, como mínimo. No se trata del mismo tipo de tilde—en el caso de solo es o era tilde diacrítica con el fin de distinguir solo = solamente de solo = en soledad—, pero en ambos casos sí se evidencia una nueva disparidad de criterios que, normal, lía al hablante.

Se aborda primero el caso de guión o guion. Según el DPD (2005), escribirla con o sin tilde depende de si el hablante articula esta palabra como diptongo (guion) o como hiato (guión). Parece que en algunos países de Hispanoamérica se pronuncia como diptongo, sin embargo, en España, Ecuador o Argentina se dice en dos sílabas. ¿Ya han probado a pronunciarlo? ¿Notan alguna diferencia? Pues, hasta 2010, se podía escribir de ambas maneras según fuese la pronunciación de cada uno. ¿Quién iba a saber diferenciar su propia pronunciación para luego decir que escribía la tilde por uno u otro motivo? Nadie, efectivamente. O algún friqui, como mucho.

Bien, pues en la edición de La Ortografía de 2010, cambio de parecer—o, mejor dicho, mismo parecer, pero cambio de solución. Que, tras haber cambiado mucho la sociedad en cuanto a la escritura de guión o guion (nótese la ironía), se decide que se considerará error escribir guión. Los dos últimos párrafos de la argumentación de la página web de la RAE son sublimes.

«Aunque la ortografía de 1999, donde se establecieron las citadas convenciones, prescribía ya la escritura sin tilde de estas palabras, admitía que los hablantes que las pronunciasen como bisílabas pudiesen seguir acentuándolas gráficamente. En cambio, a partir de la edición de 2010, se suprime dicha opción, que quiebra el principio de unidad ortográfica, de modo que las palabras que pasan a considerarse monosílabas por contener este tipo de diptongos o triptongos ortográficos deben escribirse ahora obligatoriamente sin tilde.

Esta convención es puramente ortográfica, por lo que no implica, en modo alguno, que los hablantes deban cambiar la manera en que pronuncian naturalmente estas voces, sea con hiato o con diptongo».

FIN DE LA CITA (http://rae.es/consultas/palabras-como-guion-truhan-fie-liais-etc-se-escriben-sin-tilde).

¿En la edición anterior no quebraba ya el principio de unidad ortográfica?

¿Pasan a considerarse? Son o no son.

En fin, seguidamente se comenta el caso de la dicotomía solo sólo.

Lo que muchos llevábamos diciendo hace tiempo, cae en gracia en la RAE para la nueva ortografía de 2010. Antes no. Antes, parece que no se podía diferenciar por contexto cuando el hablante se refería a solo adverbio o solo adjetivo. De repente, como con guion – guión, la sociedad da un vuelco y ya es capaz de entender por sí misma si «bebo solo café»—sin tilde que distinga, incluso en casos de anfibología— se refiere a que lo bebo más solo que la una o se refiere a que no beberé agua también. Tras años de explicación de profesores a alumnos acerca de la distinción, cuando prácticamente todos tenían claro cuando se pone tilde y cuando no, pum, nos desdecimos y cambiamos tradición por imponer la regla habitual que se aplica a otras palabras. ¿A qué se debe el cambio de criterio y por qué en esta edición? Marketi… guiño, guiño.

Como no todo es criticar (para mal), recomiendo el apartado de preguntas frecuentes que aparece en la página web de la RAE. En prácticamente todos los casos aclara las dudas y no lía más al hablante. Además, dispone de unas explicaciones claras y concisas.

http://rae.es/consultas-linguisticas/preguntas-frecuentes

Criterios léxicos de la RAE

¿Creatividad? léxica

La tilde es entretenida, pero se ha dicho ya mucho sobre ella. También se ha hablado bastante sobre la introducción de engendros que sufren la enfermedad de los «españolismos innecesarios». Anteriormente, en este blog

https://devadiprivero.com/2013/07/16/extranjerismos-o-espanolismos-innecesarios-que-lio/

aparece un artículo que aborda el excesivo uso de extranjerismos en lugar de emplear palabras que ya existen en español para denominar esas realidades y menciona la tendencia a españolizar en exceso algunas palabras que no necesitaban dicha modificación. No la necesitaban o simplemente, con el paso de los años, se ha comprobado que la españolización resulta más extranjera para el hablante que la propia palabra extranjera. ¿Quién se bebe un güisqui? ¿Si haces una traducción para una empresa de bebidas alcohólicas, te atreves a poner que su marca es Güisqui DYC? Como dice su eslogan, «gente sin complejos», si te atreves.

A veces, La Academia intenta meter un invento españolizado con calzador a ver si funciona. Cuando se ve que no encaja y el hablante no lo usa jamás ¿para qué insistir? Además, si la lengua la hace el hablante—sobre todo— no se debería de dejar que sea él quien cree estos españolismos.

Pues insiste, al menos hasta hace poco. Observen los siguientes ejemplos:

Españolización con calzador de la RAE Así lo usa el resto de la humanidad
Rocanrol – Los ejemplos en lila como quien lo escribe cada día, oiga. Rock and roll – Se usa desde los años 50. Ya era hora de crear un españolismo.

Rocanrol

Españolización con calzador de la RAE Así lo usa el resto de la humanidad
Baipás – Suena a nombre de plato de comida oriental. ¿De verdad esto es más español? Bypass o bypass – Es cierto que no es una palabra tan común como podría serlo rock and roll.
Españolización con calzador de la RAE Así lo usa el resto de la humanidad
Bluyín – Amigos de América, ¿de verdad la escriben así? No, por favorrr. Vaqueros, tejanos, blue jeans – Es un extranjerismo innecesario, pues existe vaqueros y tejanos.
Españolización con calzador de la RAE Así lo usa el resto de la humanidad
Beicon – Aceptamos beicon como (parte de) animal comestible. Pero no tiene mucha lógica que en la entrada del diccionario se remita a bacon (sin definición en la entrada de beicon). Bacon (muchos), beicon (bastantes), veicon (alguno he visto).
Españolización con calzador de la RAE Así lo usa el resto de la humanidad
Grupo de cabildeo o grupo de presión—¡Encantado de conocerte! Nunca te había visto.—En realidad, todos me llaman lobby, pero así paso desapercibido.—Ah, vale. Lobby
Españolización con calzador de la RAE Así lo usa el resto de la humanidad
Cruasán – Pronto abrirán crua   santerías—el espacio, se ha escrito adrede. Croissant – Es cierto que el hablante ha creado ya versiones distintas. Croisan, croisant, etc. Esta no es fácil.

Dedeté, deuvedé y cederrón (¿por qué no oneje?)

El tridente ofensivo no está compuesto por Messi, Neymar y Pedro ni C. Ronaldo, Benzema y Bale. No, el tridente ofensivo, por lo que ofenden estas aberraciones léxicas, lo conforman deuvedé (parece que no la van a incluir en la próxima nueva edición), cederrón y dedeté. Si hiciese falta alguien que las sustituya, entraría elepé. Otra bonita donde las haya. Es curioso que, por ahora—29 de noviembre de 2013—, si se consulta cederrón, el DRAE te remite a CD-ROM. ¿Quién se atreve a utilizar alguna de estas transformaciones? Animo a los traductores a que las metan con calzador en sus trabajos. Transforma un acrónimo o una palabra de otro idioma.

¡A metamorfosearse! 

Sobre la lexicalización y el léxico en general, el estudioso de la lengua española, José Martínez de Sousa, expresaba esto hace unos años:

«[…] constituye un verdadero infierno. La Academia ha variado en los últimos años estas definiciones, hasta el punto de que es difícil saber qué es una cosa y otra. Si no se consigue fijar su alcance significativo sin que queden dudas, más valdría prescindir de esta palabra [se refiere a la lexicalización], debido al confusionismo extremo a que se ha llegado».

Futuras inclusiones en el DRAE

«Gruista». Este vocablo se añadirá en la vigésima tercera edición. Me lo parece a mí o ¿decimos gruista desde que existen las grúas? ¿Hay alguien, al menos en España, que no utilizase este término hace ya años?

 http://lema.rae.es/drae/?val=gruista

«Clitoriano». Reconozco que las grúas no llevan tantísimo tiempo en nuestras vidas, pero ¿y los clítoris?

La vigésima tercera edición añadirá clitoriano. ¿Eran unos carcas y hablar de «placer clitoriano» o «estimulación clitoriana» era tabú?

http://lema.rae.es/drae/?val=clitoriano

«Gayumbos». Muchos llaman así a los calzoncillos desde hace décadas. Sin embargo, nunca tuvo el honor de vestir ciertas partes del diccionario.

http://lema.rae.es/drae/?val=gayumbos

«Paradón». Como mínimo, ha habido dos versiones ya desde que oigo esta palabra en el fútbol. Es muy común. Se oirá y leerá varias veces al día, ¿cómo puede ser que se haya tardado en incluirla?

http://lema.rae.es/drae/?val=parad%C3%B3n

Otras incorporaciones al DRAE muy criticadas han sido almóndiga, vagamundo o asín. Claro que hay mucha gente que las utiliza, pero ¿que aparezcan escritas en un diccionario—a pesar de la aclaración de vulgarismo— no da cierta manga ancha al «todo vale»? Si a la RAE se le presupone que limpia, fija y da esplendor, ¿esto no es embarrarse? Es más, al estar en el diccionario—única fuente fiable para muchos— liará más al hablante.

Por último, pero no menos importante, se muestran algunos ejemplos de las definiciones y del orden de estas.

Definiciones: ¿Aclaración o Laberinto del Fauno en el DRAE?

Para empezar, un ejemplo de palabra técnica. El mundo en contra de la RAE.

Polipasto – poliSpasto

Si buscas polipasto en Google, aparecen más de 7 000 000. Si buscas polispasto en Google, se observan unas 6 000 correspondencias. Abrumadora go(og)leada. Sin embargo, si se busca en el DRAE, llega la sorpresa. Lo prefiere justamente al revés.

Polipasto

PoliSpasto

PoliSpasto

Entrada del DRAE

PolipastoRAE

Seguimos con una de orden raro de acepciones.

majestad.

(Del lat. maiestas, -ātis).

1. f. Grandeza, superioridad y autoridad sobre otros.

2. f. Seriedad, entereza y severidad en el semblante y en las acciones.

3. f. Título o tratamiento que se da a Dios, y también a emperadores y reyes.

 

¿Nos guiamos por el uso? ¿No tendría que ser la acepción 3 la primera?

remover.

A muchos se nos remueven las tripas al ver esta entrada entera. 

Remover

1. ¿La primera acepción no debería de ser la n.º 2? Para lo que más se usa la palabra es para remover un guiso, ¿no?

2. ¿Las acepciones 3 y 5—aunque se utilicen en Hispanoamérica—no son un calco innecesario evidente?

La cosa se pone divertida y desde el profundo respeto…

gilipollas.

1. adj. vulg. gilí. U. t. c. s.

«Eres un completo gilí».

Ejemplo claro del uso que le damos todos los días a esta palabra…

Este tipo de definiciones en las que te remiten a otra entrada no tiene desperdicio. Hay muchísimas que evidencian que algo falla. Este es uno de los ejemplos más aberrantes.

¿Quieres facilitar o complicar? ¿Raer con navaja? ¿Por qué hacer que la gente busque el significado de raer también? Con lo sencillo que hubiese sido: Quitar/rasurar con navaja…

afeitar.

(Del arag. o leon. afeitar, y este del lat. affectāre ‘arreglar’).

1. tr. Raer con navaja, cuchilla o máquina la barba o el bigote, y, por ext., el pelo de cualquier parte del cuerpo. U. t. c. prnl.

2. tr. Esquilar a una caballería las crines y las puntas de la cola.

3. tr. Recortar e igualar las ramas y hojas de una planta de jardín.

4. tr. Adornar, componer, hermosear. U. t. c. prnl.

Según el Diccionario de la Real Academia Española en línea.

¿Hay alguien (al menos en España) que no utilice el verbo malacostumbrar o malacostumbrarse?

La palabra malacostumbrar no está registrada en el Diccionario. La que se muestra a continuación tiene formas con una escritura cercana.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Adjetivo 1 – Verbo 0 ¿Por qué? Ni idea. Este fenómeno de inclusión de una categoría gramatical y no de otra de una palabra de la misma raíz y significado, a pesar de que esta otra también se use, es muy común en el DRAE.

corrientazo.

Cuba, El Salv., Hond. y Ven. Descarga eléctrica en el cuerpo de una persona o de un animal.

 ¿De verdad se utiliza solo en estos países? ¿En la Península no lo dicen?

botarate.

(Der. de botar ‘saltar’).

1. m. coloq. Hombre alborotado y de poco juicio. U. t. c. adj.

2. m. Can. y Am. Persona derrochadora, manirrota. U. t. c. adj.

Si no quieres que te acusen de sexista, ¿no es más fácil escribir «persona alborotada y de poco juicio»?

Digresión: Sobre el sexismo en el DRAE (cuestión candente en la actualidad), también pueden correr ríos de tinta. El sexismo proviene de la sociedad. Así que mientras coñazo siga haciendo referencia a algo malo y cojonudo a algo bueno, mientras sigamos cagándonos en tu puta madre y no en tu puto padre y la sociedad no se mentalice, el sexismo seguirá campando a sus anchas. Si bien es cierto que tampoco hay que llevar el asunto al extremo (como con todo).

La publicidad no ayuda tal y como se comentó anteriormente en este blog (Publicidad sexista I: ¿De verdad vale más una imagen que 1000 palabras?).

https://devadiprivero.com/2012/12/18/publicidad-sexista-i-de-verdad-vale-mas-una-imagen-que-1000-palabras/

 

Para no cansar, último ejemplo, palabras rarísimas e inusuales que no están en el diccionario y el vídeo que lo resume todo: 

batiburrillo. (quizá, en honor al significado de la palabra, ocurre lo que explico a continuación).

En mi zona, Canarias, y diría que en el resto de España también, se utiliza para indicar un conjunto de cosas, personas o ideas diferentes.

Recomiendo que hagan la búsqueda, pues se trata del ejemplo más evidente de liar al hablante que he encontrado.

Paso 1: Escribe batiburrillo en el motor de búsqueda del DRAE en línea.

Primera sorpresa. Remite a baturrillo. Inmediatamente, tu fe inquebrantable por el DRAE hace que pienses que lo has dicho mal toda la vida o que en tu zona se dice mal. Sin embargo, ducho en estas lides—es decir, acostumbrado a las liadas del DRAE—hago clic en baturrillo y Artículo enmendado.

Batiburrillo1

Paso 2: Haz clic en baturrillo para conocer el significado de la palabra. Todavía no creas que batiburrillo es una derivación errónea.

baturrillo12

Paso 3: Desde baturrillo haz clic en Artículo enmendado. Efectivamente, se confirma que se trata de un juego del DRAE muy entretenido.

baturrillo es batiburrillo

Paso 4: Finalmente, vuelve a escribir batiburrillo en el motor de búsqueda y haz clic en Artículo enmendado.

En resumen, ¿cómo lo digo batiburrillo o baturrillo? Pues siguiendo la rima y el dicho, cada maestrillo tiene su batiburrillo.

Algunas palabras inusuales y rarísimas que no se recogen en el DRAE

Rúcula

Subtitulador

Gominola

Pochar

Logo

Seguro que tienes algún otro ejemplo o alguna pregunta. ¡Comenta sin miedo! 🙂

[AUTOBOMBO: Si todavía no le has dado a «me gusta» en mi página de Facebook, ahora es buen momento para hacerlo https://www.facebook.com/TraducThor].

¡Gracias por leer y hasta la próxima entrada!

——————————————————-

Si deseas leer más acerca de los criterios del DRAE, te recomiendo los siguientes artículos: 

Las 500 dudas más frecuentes del español. Periódico 20 minutos.

http://www.20minutos.es/noticia/1991076/0/las-500-dudas-mas-frecuentes-del-espanol/instituto-cervantes/nuevo-manual/

Menos sexismo en el nuevo DRAE. Periódico El País.

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/11/24/actualidad/1385324034_063421.html

Varios artículos de los compañeros de Molino de Ideas.

http://blogs.molinodeideas.com/cometario/etiqueta/rae/

El nuevo diccionario del DRAE contendrá noventa y tres mil voces. Periódico ABC.

http://www.abc.es/cultura/20131126/abci-nuevo-diccionario-201311260240.html

Artículo sobre José Martínez de Sousa.

http://addendaetcorrigenda.blogia.com/2010/110601-martinez-de-sousa-por-la-rebelion-contra-la-nueva-norma-ortografica.php

Algunas traducciones al español (no muy buenas) en Estados Unidos

Estados Unidos es uno de los países donde el idioma español pega más fuerte actualmente. Muchos se jactan de que la lengua de Cervantes esté en boga en el centro del capitalismo y, por tanto, en el centro del mundo «civilizado/desarrollado». Más de 500.000.000 de personas hablan el idioma español en todo el mundo. Ahora bien, ¿de qué forma? El purista más purista se echaría las manos a la cabeza si viese los carteles que he fotografiado en el último viaje a Estados Unidos (Chicago y Nueva York). A mí me hacen gracia/me entra ese pequeño enfado de 2 segundos habitual al pensar por qué la (calidad) traducción siempre parece algo secundario. La traducción y la calidad de la escritura en sí (¿tanto cuesta que suene a español, al menos?). Y todos los carteles que se me quedaron atrás por no poder plasmarlos en una foto porque tenían a un cop al lado. Sin embargo, cuando te encuentras con textos tan mal traducidos, como traductor, sueles pensar que esa traslación no la ha hecho un traductor profesional. Te niegas a creer que «un igual» haya hecho semejante shit. Y es que visitar EE. UU. por segunda vez (la primera: NYC y Washington) hace que pases de forzar tanto tu cuello para mirar los altos paisajes de cristaleras y cemento interminables (primera visita) a fijarte en la cultura y en la gente (segunda). A la malvada de-formación profesional le dio por hacerme sacar/echar/tirar fotos de textos y por hacer que me fijase en cómo y en qué circunstancias se habla español en estas ciudades que he visitado. En resumen, una locura—contenida, creo y espero— que te convierte en sociólogoEstadistaEstadístico inventado durante unos días. Una locura por los idiomas y por aprender algo cada día que suele venir en el paquete regalo al hacerte traductor.

El español en Nueva York y Chicago

RafaNadalEnNuevaYork

Aparte de Rafa Nadal en Nueva York, el español está por todas partes en EE. UU.

1. ¿Cómo y en qué circunstancias se habla español en EE. UU.? Conclusiones sin base científica de un sociólogoEstadistaEstadístico inventado

Es muy difícil aprender o practicar inglés en Nueva York (Manhattan). Prácticamente en cada establecimiento comercial alguien habla español—se agradece siempre. También alegra ver que el idioma se expanda tanto por el mundo. Chicago no se queda atrás. El español invade Estados Unidos. Como bien destaca Humberto López Morales en «El futuro del español en los Estados Unidos», siempre hay algún hispanohablante en cada esquina de las grandes ciudades. Así ¿quién practica inglés?

El futuro del español en los Estados Unidos (Humberto López Morales):

http://www.rae.es/rae/gestores/gespub000011.nsf/(voanexos)/

arch585011AC61505942C12578CD006104AE/$FILE/Conferencia%20Humberto%20L%C3%B3pez%20Morales.pdf

Otra cosa es con qué español te encuentras. Lo ideal hubiese sido preguntar a cada persona que me habló en español de dónde procedía e investigar para intuir por qué usaba unas formas tan cercanas al espanglish. Además, se notaba que estas personas hablan cada día inglés y el español ya se va oxidando o perdiendo. Como es totalmente lógico. También se nota que el inglés es el idioma que tiene prestigio—esto ya no me gusta tanto— y el español el que se usa para hablar con la familia y con estos turistas que me están haciendo trabajar. En general, mi estudio sin base científica arroja las siguientes cifras: a las personas menores de 30-35 años parecía costarles más el español. Era espanglish con más de «glish» que de «espan».

La frase que más me impactó: «Si le ocupa, déjeme saber».

Este «Si le hace falta algo/Si lo necesita, avíseme/digámelo» que suelen decirte en las tiendas se había transformado en un calco innecesario del inglés. Un let me know de toda la vida. Algunos que tienen más contacto con el español de América (me refiero a toda América, desde Alaska a la Patagonia :)) me han explicado que si le ocupa se utiliza en este caso de forma habitual en Centroamérica. Si alguien puede confirmarlo, se agradece.

2. Carteles y artículos de revistas traducidos al español sui géneris.

Como se ha comprobado, la sociología no se me da muy bien. Solo es una afición trasnochada. Vamos a ver qué tal con la traducción.

DSC_0321

Imagen de la revista de la compañía Delta Airlines

Maggie Carey parece que no tiene claro el pasado y el presente. «¿Era difícil? cuando te ríes […]» Además, la pobre Sra. Carey, dice que la película «es inspirada». Qué buenas son esas películas que entran en tus pulmones al ser inspiradas. Películas que te entran por narices, efectivamente.

En general, este pequeño párrafo es mejorable. Bastaría con no haber hecho una traducción tan pegada al texto original en inglés. En español no se utiliza el «aquí» para esos usos del inglés tipo: “Here, you will find…”. El párrafo apesta a traducción y una de las principales tareas del traductor es evitar que se note que un texto ha sido traducido.

Revista mal traducida

Imagen de la revista de la compañía Delta Airlines

Aunque el texto puede entenderse, convendría destacar algunos aspectos traducto¿lógicos? de este párrafo.

Aspectos mejorables:

– Colocar una coma antes de «pero»

– ¿Vamos a acabar olvidando que en español existe el verbo «influir»? Tanta influencia del francés y del inglés puede influenciar, desde luego. #Anglicismos y #GalicismosInnecesarios

– Sheryl Connelly, en tu lugar, tendría cuidado con «poseer ampliamente atributos». Quizá quiso decir: condiciones, cualidades, características, habilidades. Cuatro palabras que, al menos en el español de España, hubiesen sido más acertadas que esos atributos tan voluptuosos.

Error traducción en revista

Imagen de la revista de la compañía Delta Airlines

Este tipo de revistas nunca han sido conocidas por la excelsa calidad de sus traducciones. El espacio reducido del que se dispone es uno de los motivos de que a veces se cometan algunos delitos lingüísticos.

En esta imagen se pueden observar, entre otras, algunas frases o palabras que se podrían haber escrito en un español más común y más fluido.

– «Con más de 150 campos de golf, canchas de tenis […]». Dicen que el orden de los factores no altera el producto. Pero esto se aplica en matemáticas. La lengua no debería incluirse en esta aseveración. Este orden invertido de la oración evidencia que el texto es una traducción. Una traducción en la que no se pensó, parece, en escribir un texto espontáneo y que sonase natural en español. Al contrario, se nota que quien lo tradujo se pegó tanto al texto original que acabó efectuando una traslación bastante literal. Además, olvidó que si se invierte el orden natural de la frase, debería haber colocado una coma antes de «Orlando».

– «Ofrece lecciones». ¿Se entiende? Por supuesto, pero ¿no hubiese sido mejor utilizar «clases»? Otro caso de pegote del inglés.

– «Buena Vista WaterSports, es el lugar […]». El abecé de la gramática del español destrozado. ¿Desde cuándo separamos sujeto y predicado con una coma? Hay cristianos que se convierten AL budismo y sujetos que se convierten EN vocativos. Este ha sido un caso.

– ¿Cómo colmar un vaso? El dedo de TraducThor te señala cómo hacerlo.

«Localizado en Lake Bryan, un lago natural de 182 ha alimentado por aguas de manantiales y rodeado […]»

Localizado es un calco innecesario del inglés located. No es tan grave. Pero ¿un lago natural de 182? Qué intriga, qué suspense… Había turbulencias en el avión mientras leía esta columna, pero nada consiguió acongojarme más que pensar: ¿182 qué? Kilómetros, hectáreas, acres, árboles. Ni el mismísimo Salvador Dalí hubiese logrado que imaginásemos tanto como el escritor de este texto.

– «ha alimentado». ¿Revisar el texto final? Bah, leer mi propio texto me aburre demasiado.

Error en traducción de revista

Imagen de la revista de la compañía Delta Airlines

Este agradable paseo en bici de unas 40 palabras nos deja dos #extranjerismosInnecesarios. 

https://devadiprivero.com/2013/07/16/extranjerismos-o-espanolismos-innecesarios-que-lio/

– «ordena una cerveza». Qué mejor que caminar por High Line e ir colocando las cervezas que la gente deja fuera de su sitio. High Lane, presunto almacén de cervezas, es un completo desastre de cervezas. Qué no. Que to order es pedir, solicitar o ya, si el traductor se desmarca y decide despegarse del texto podría haber escrito hasta «disfruta de una cerveza». Uh, qué arriesgado hubiese sido en tal caso.

show. De verdad que no. De verdad que un show no es mejor ni más pomposo que un espectáculo.

Conclusión: Menudo chou ver cómo caminas un domingo por High Line y ordenas las cervezas en su sitio.

Tras haber destripado la revista, se muestra a continuación todo un despliegue del buen español en los carteles de Nueva York y Chicago.

DSC_0414

En la mayor parte de parques y plazas de Nueva York se exhibe este cartel a la entrada. Atención que disponemos de la traducción paralela, en este caso, paraLelos, más bien.

– «Este es un espacio público compartido». ¡Qué menos! Los ciudadanos somos así de caprichosos y queremos que lo que no es privado y, por tanto, es público, sea para todos. Pleonasmo.

Vamos con las prohibiciones:

– «Asar a la parrilla». ¿Quizá quiso decir: hacer barbacoas?

–  «Ingresar al parque después de que ha cerrado». Me parece muy bien. ¿Por qué llevar a un parque a un hospital? Sería raro y difícil. ¡Cuidado con la elección de las palabras, traductor/a! ¿Quizá quiso decir: entrar al parque? Y, el subjuntivo es inofensivo, en serio. No pasa nada por usarlo cuando se requiere. «Después de que haYA cerrado».

– «Pedir las entradas». No, las entradas se solicitan en taquilla y en los puntos de venta autorizados para ello. Esto se sabe de siempre. ¿Quizá quiso decir: Solicitar/pedir la entrada al parque y obstruir/obstaculizar (mejor) sus entradas de acceso/sus accesos/sus puertas? Muchas veces, el español requiere más explicaciones en los textos. En este caso, estoy seguro de que muchos hablantes del español no sabían a qué se refería al decir «Pedir las entradas».

– «Amplificar sonidos, actuar y congregarse, realizar actividades comerciales, y vehículos, excepto con permiso». La falta de espacio que fulminó a una traducción. ¿El ayuntamiento de Nueva York no tiene más dinero para hacer carteles más grandes? La traducción lo hubiese agradecido. Sobre todo, porque todo el mundo tiene claro que todos actuamos en nuestras vidas en algún u otro momento. Otra cosa será: realizar actuaciones.

cartel mal traducido

Imagen captada debajo del andamio de una obra. TraducThor se arriesga y corre estos peligros.

Ya lo dice bien claro: ¡Peligro! Peligro de traducción realizada por mono oligofrénico. A pesar de que iba avisado, quise leer el texto y cataplum. Qué mal ha hecho el prestigio del inglés en el español. ¿Traducción palabra por palabra? Este es un ejemplo perfecto.

¿Qué es «ropa protectiva»? ¿Era necesario hablar español como un indio cherokee o como R2D2?

Máscara  respiradora   y  ropa protectiva…se requiere en esta área. Cacofonías que se convierten en psicofonías. Desórdenes sintácticos que se convierten en incontinencias gastrointestinales.

CartelParamountPictures

Paramount Pictures Corporation presenta: «La sombra de TraducThor es alargada». El cartel estrella del viaje. Estrellado, más bien.

No voy a desgranar cada uno de sus fallos, pues necesitaría dos o tres entradas del blog para hacerlo. Se trata de un cartel que fotografié—se puede observar mi sombra alargada—en el centro de Chicago (The Bean). Sin vergüenza, la gran productora de cine y televisión despliega este cartel delante de la zona de rodaje. Traducciones sin pies ni cabeza. Este caso es un ejemplo perfecto. ¿Traducción del «amigo» Goog*le Trans*lator?

Aparte del desastre a la hora de colocar tildes, la ausencia o el exceso de preposiciones («si entra ud. esta area» o «sonidos en y en conexion»), la elección incorrecta de términos («su parecido»), destaca la total incongruencia de las oraciones. En las imágenes anteriores, se podía percibir que la traducción la había realizado un humano. En este caso, el texto lo ha escrito un OVNI o un marciano. Es evidente, ya que se trata de una «pelicula sin remuneración en todas las formas por todas partes del universo para siempre»

 

Estados Unidos, a ti que se te conoce por tener ingentes cantidades de dinero, riquezas como las que debe tener Paramount ¿por qué no utilizas ese dinero en expresarte mejor en español? Si quieren asentar el idioma español en EE. UU. , perfecto. Por supuesto. Pero que sea un español medianamente correcto y espontáneo. No maltrates nuestro español. Venderás mejor tu negocio con unos textos de buena calidad.

 ¿Tienes algún cartel fotografiado mientras hacías turismo? ¿Qué te parecen estas traducciones? ¿Qué opinas?

¿Extranjerismos o españolismos innecesarios? ¡Qué lío!

Estoy en un pub (la Academia no la recoge; ¿estoy en una discoteca? ¿es exactamente lo mismo? Si no se expresa la misma realidad que con palabras españolas como bar o discoteca y se utiliza ya desde hace mucho ¿por qué no está en el diccionario? ¿Bala en la recámara para futuras ediciones?) y quiero beberme un güisqui (lo he visto escrito así en algún sitio, pero ahora no recuerdo dónde. Así escrito tiene más pinta de ser un ave exótica del Amazonas que un whisky). Al haber bebido, me ha entrado calor y quiero quitarme el jerse… de mi… bueno, de mi abrigo (como no sé cómo escribirlo, cambio de palabra y me ahorro el problema. Aunque no esté siendo tan exacto como debiera). Me he encontrado a una amiga dentro del club (¿Se entiende que se refiere a discoteca? Es que solo se utiliza como sinónimo de discoteca en las películas dobladas al español. Uno de tantos calcos y extranjerismos que entran por esa vía.) que llevaba un blazer (¿Será una chaqueta? Voy a buscar en el DRAE a ver qué nos cuenta. Y dice que es una chaqueta deportiva… Se ve que no están a la moda, pues uno de los hombres más ricos del mundo no está de acuerdo con los Académicos. Si no me creen, vean la foto…

Extranjerismo innecesario blazer

e iba muy trendy. ¡Menudo look! Pero WTF, la tía, cogió el smartphone y empezó a wahgua..gua…whas… a escribir mensajes por el Whatsap^p, vaya. O eso creía yo hasta que me lo enseña y veo que se ha descargado una nueva app. Con ella puede ver todo lo que sucede en el mundo del deporte al instante, así ve los updates. ¡Qué bizarro, pensé! (Vaya, el que faltaba. Si no había suficiente con los extranjerismos y los españolismos innecesarios. Tenía que aparecer el falso amigo. Bizarro no significa raro, de verdad que no.) Pues me contó que habían sancionado a Fernando Alonso con un pare y sigue

(Pensé automáticamente que la app había hecho la traducción con Goog^le Transla^te, pues de ahí suelen salir las traducciones literales que no has oído nunca, a pesar de haber seguido ese deporte durante más de 10 años.) con lo que tuvo que pasar por los garajes (¿El de la casa? Solo se utiliza garaje como sinónimo y muy de vez en cuando, pero bueno, habrá que aceptar aunque no exprese la realidad que sí se hace al decir box). Ya se hizo tarde y se tuvo que ir, así que nos despedimos.Chao.Chao. (Sí, hasta para despedirse… y diles que no se escribe así. ¿Según qué criterio?)

Toda esta historia, más propia de un monólogo de algún programa de comedia que de una entrada de blog, puede parecer una hipérbole de tamaño dantesco, pero ¿qué estamos haciendo con el idioma? ¿Va cada uno por su lado y escribe lo que quiere y de la forma que quiere? Si soy traductor, periodista o escribo en cualquier otro sitio, ¿cómo escribo pub? ¿Cómo puedo defender que prefiero escribir whisky (y en redonda que la bebida ya lleva años, ya)? ¿Se puede incluir o desestimar una palabra de acuerdo a un solo criterio?

Sé que es difícil, muy complicado, aunar criterios e intentar acoplar todo el léxico (y su ortografía) debido a la velocidad con la que éste avanza, entre otros motivos. Pero la incoherencia de la inclusión de algunos extranjerismos y la incongruencia de intentar españolizar algunos vocablos hace que ya no se tenga muy claro qué y cómo escribirlo (al menos, si nos queremos fundamentar en alguna norma o recomendación) con lo que los profesores de español van a tener que ser tan creativos en sus clases como Sheldon Cooper…

Algunas entradas de neologismos o extranjerismos han sido triunfales, otras de cabeza, otras meros «planchazos» en la piscina del idioma. Algunas han entrado y han besado el santo, es decir, se han quedado escritas en inglés y se han adaptado enseguida al idioma español. Otros vocablos se tienen como ovejas negras, pobres, que, incluso en contra de la aceptación social, se mantienen marginadas por académicos u otros eruditos de la lengua. Esto es, la mayor parte de hablantes del español usan el término en inglés (pub, por ejemplo) desde hace años (desde su incursión en el idioma), la palabra está asentada en la sociedad, pero por unas razones u otras se sigue aconsejado su escritura en cursiva o se inventan «españolismos» que nadie utiliza para que se empleen en lugar de ese término extranjero.

Para que se pueda comprender el objetivo de esta entrada, convendría realizar algunas aclaraciones.

En primer lugar, hay que diferenciar algunos tecnicismos del lenguaje que guardan relación con esto:

Los llamados extranjerismos (o calcos o anglicismos) innecesarios:

Aquellos giros, voces o frases que provienen de una lengua extranjera (al español) y se utilizan en lugar de los vocablos que ya existían para expresar una misma realidad.

Ejemplos:

show – espectáculo

performance – actuación

Creo que muchos estarán de acuerdo con que estos son una lacra de los textos que se leen (oyen o escuchan) cada día y deben fulminarse por completo. Son innecesarios porque en español ya existe un vocablo que indica exactamente la misma realidad que el término de la lengua extranjera.  

Ejemplo «de la calle»: Mi amigo me montó un show el otro día que se enteró todo el barrio. [Queísmo incluido, probablemente].

Sí, eso es montar un espectáculo en plena calle. Lo que también se llama montar un show.

¿No se puede expresar la misma idea si se utiliza «espectáculo»? Por supuesto, pero parece que un show—mucho más todavía si se trata de un chou— conlleva más escándalo, más ridículo, más pelea. Es más, diría que el hablante concibe espectáculo como algo bueno y show como algo malo.

Ejemplo en textos (supuestamente) cultos: Devadip Rivero va a presentar un nuevo show televisivo en el que se tratarán asuntos lingüísticos.

Por supuesto, se trata de un espectáculo «de toda la vida», pero el inglés es así. Le das la mano y te coge todo el brazo (porque nos dejamos). Se presenta en el salón de tu casa sin avisar.

Existen listas infinitas de extranjerismos innecesarios por lo que la entrada sería infinita también si se analizasen todos. En este enlace (link = extranjerismo innecesario), un artículo de «El Tiempo» propone cómo se deben escribir los extranjerismos (algunas grafías son dignas de ver): http://www.fundeu.es/noticia/aprenda-a-escribir-correctamente-los-extranjerismos-7227/

Los neologismos:

Vocablos que surgen en un idioma distinto al de su procedencia real o la inclusión de un significado que no existía anteriormente. A diferencia de los extranjerismos innecesarios, estos se introducen en la lengua por necesidad. Las nuevas modas y, sobre todo, los nuevos inventos suscitan unas necesidades léxicas que se cubren con neologismos. Por ejemplo, bonobús, servorreductor, tsunami, nini, copago, etc. Estos se escriben en redonda y están totalmente aceptados por los diccionarios y por la sociedad (supuestamente, pues estas premisas no siempre se cumplen).

En parte de la bibliografía, usan neologismo y extranjerismo indistintamente, pero sí parece haber consenso en que la principal diferencia radica en la necesidad (neologismo) o el vicio del empleo de vocablos ajenos en vez del término español (extranjerismo).

El prestigio lingüístico:

Si se resume su definición al asunto que compete a esta entrada de blog, quedaría algo así como: Utilización del hablante de un término de una lengua extranjera porque cree que este vocablo tiene más valor entre la sociedad que la palabra de la lengua propia. Si se quiere saber más acerca de este interesante fenómeno lingüístico, se recomienda la lectura de los artículos al respecto de Carmen Silva Corvalán.

En segundo lugar, habría que destacar que no se pretende realizar una crítica desarbolada y sin fundamentos. Es decir, no se trata de una entrada de blog que intenta ser antisistema. Al contrario, la mayor parte de las recomendaciones o de las normas ortográficas y gramaticales que proponen las fuentes que se citan aquí son indiscutibles. Pero sí se debería unificar criterios a la hora de proponer y normativizar, pues en caso contrario se lía al usuario del idioma y se puede crear un caos lingüístico. Ese caos conllevaría mala (¿todavía puede ser peor?) ortografía y quebraderos de cabeza evitables a los que trabajamos con la lengua (sin dobles sentidos).

Finalmente, debe quedar claro que la regulación del léxico no es nada fácil. No hace falta entrar en estadísticas aburridas, pues por todos es sabido que el idioma evoluciona mucho más rápido que el ser humano (viendo lo visto, no es de extrañar: cualquier cosa evoluciona más rápido y de mejor forma). Es decir, no se va a confeccionar un diccionario cada vez que entre una palabra. Imagino que para incluir un vocablo habrá que ver cómo evoluciona y si se asienta en la lengua o si solamente es fruto del momento. También puede ocurrir que se utilice solamente en una zona (guagua). En definitiva, un sinfín de aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de tratar con el léxico, con su aceptación y con su ortografía, entre otros factores.

Seguidamente, se analizan algunos neologismos o extranjerismos tanto por su inclusión en el léxico del español, a veces forzada, o por su españolización también forzada, en ocasiones.

EN EL DEPORTE:

¿Alguien escribe o dice «rali» en lugar de« rally»? Fundéu la recomienda, la RAE ni la recoge… ¿No se utiliza rally hace ya suficientes años como para dejar de escribirla en cursiva? ¿Había otra realidad en español que designara a este deporte anteriormente? Si no la hay o había, ¿no se supone que es necesaria y, por eso, debería adaptarse y punto? Aseveraría que se trata de un españolismo innecesario o forzado.

¿De verdad recomiendan estos usos en relación con la F1?

http://www.fundeu.es/recomendacion/formula-1-extranjerismos-innecesarios/

Sí, muchos se utilizan en español y sabemos a lo que se refiere. Estoy de acuerdo. Las palabras ya existían en español y si al expresarnos en español se utilizan en inglés es por mero prestigio lingüístico. Por ejemplo, llamarle gap al espacio o a la distancia que hay entre dos coches o full wet a los neumáticos de lluvia, no tiene sentido. Ya hay expresiones en español que hacen referencia a esto, pero ¿hay alguien en España que diga «han penalizado a Felipe Massa con un pase y sigue»? De hecho, después de ver este deporte y seguirlo desde ni sé cuándo (años y años), es la primera vez que veo esa expresión traducida… Así que si se atiende al uso, se atiende al uso, pero no se pueden inventar formas de decir cosas en español ni se pueden forzar las situaciones.

Si en un artículo periodístico para el gran público se escribe “pase y sigue” el que va a pasar de leer y seguir con lo suyo será el lector, porque no va a entender a qué se refiere, en España, al menos.

DSC_0082

Por supuesto, el extranjerismo no se reduce a las palabras técnicas. Como se ve, hasta la estructura de la frase es todo un anglicismo. Una traducción literal, en realidad… 

https://devadiprivero.com/2013/04/02/otra-traduccion-literal-damn-maldicion/

Ser un crack. ¿Hay alguna palabra en español que abarque todo lo que engloba ser un crack? Depende del contexto, se podría defender que ser una estrella o ser muy bueno. Messi es un crack = Messi es muy bueno. Ahora bien, si se quiere expresar esta realidad, ¿se escribe crac o crack?

Un crack de la geografía:

Según la Fundéu, http://www.fundeu.es/recomendacion/crac-mejor-que-crack-104/ se recomienda la alternativa «crac». Una alternativa que no viene dada por el uso del hablante, sino, como dicen en ese artículo por «fruto de un acuerdo entre la Fundéu BBVA y la Secretaría de Estado de la Unión Europea». Entonces, insisto, ¿cuál es el criterio? El dominio del hablante y sus usos o la imposición de recomendaciones y alternativas. Todavía no he leído crac en ningún escrito de ningún sector.

EN INFORMÁTICA:

Extranjerismo innecesario gadget

Empecemos, por así llamarlas, con las palabras viejas. Las que llegaron a nuestras bocas hace ya tantos años que casi ni nos acordamos. Al llevar varios años en contacto con la lengua española, ya están recogidas en el Diccionario de la Real Academia (DRAE).

Software y hardware

Primera pregunta conveniente, creo, ¿hay alguna palabra en español que abarque todas las características o todas las realidades que se expresa al decir «software»? Si la respuesta es no—respuesta que defiendo— ¿por qué no se aceptó sin más una vez que se observó su abundante utilización y, en consecuencia, su asentamiento? ¿Por qué no se escribió en su día «sofwer» o «sofgüer»? Ya puestos a liar al hablante ¿por qué no se lía con el mismo criterio?

Si buscas «hardware» en el DRAE, te remite a «equipo». Desde mis no muy altos conocimientos de informática, me pregunto: ¿un hardware es un equipo? ¿Un pendrive o lápiz es un equipo? ¿Estos no eran un dispositivo? Puede que esto parezca ser más papista que el Papa, pero ¿no es ser más papista que el Papa no aceptar simplemente que no hay o había ninguna realidad en el idioma español para referirse a software? ¿Para qué forzar? Además, ¿no se atiende al uso? ¿Quién dice «programa» en lugar de software? Sí, puede que algunos, pero ¿los suficientes como para seguir dejando software en cursiva? Software podría confundir o admitir varias opiniones, pero ¿hardware? No entiendo el motivo de su escritura en cursiva. Todavía menos cuando ya han pasado tantos años desde su irrupción en nuestro sistema lingüístico.

Cederrón y deuvedé

Las famosas palabras cederrón o deuvedé. Esto ¿lo han propuesto en serio? No conozco todas las variedades del español (ya me gustaría), por eso, desde aquí hago un llamamiento a todos aquellos que escriban cederrón o deuvedé, sobre todo, a aquellos traductores que se atrevan a entregar un texto de informática traducido al español con esas palabras. Si tu cliente de informática lee cederrón en lugar de CD-ROM, puede que ni sepa a qué te estás refiriendo. Ya digo, en España es impensable (o ¿ando yo mal?). ¿Cómo contribuyen aquí a que piense que hay disparidad de criterios?

1. En este caso sí adaptan la grafía, pero en software o hardware no. ¿Se supone que adaptan la grafía porque la gente escribe cederrón y deuvedé?

2. Las siglas no van en cursiva. Por eso, CD-ROM y DVD están en redonda en el DRAE.

3. Introducen cederrón en el diccionario, pero en su versión en línea te remite a CD-ROM. Es decir, la supuesta palabra española te remite a la grafía inglesa de origen.

En resumen, criterio completamente distinto al utilizado para software o hardware. ¿No se trata claramente de 4 palabras que entraron en el idioma español hace ya bastantes años y todo el mundo las llama con su nombre en inglés? Fuera cursiva y fuera crear grafías forzadas para tener una palabreja en español. Para fundamentar mi defensa de la escritura en redonda de software y hardware, se pueden observar otros ejemplos de palabras ya aceptadas y, por ende, escritas en redonda. «Chip» o «módem» (con su tilde bien puesta). En el DRAE también se ven otros líos como el de «byte» todavía en cursiva. ¿A qué van a esperar? Quizá sus discos duros no tengan 300 GB, sino gigaoctetos, que puede ser.

Gadget

¿Qué es un gadget? ¿Un dispositivo electrónico como proponen en este artículo?

http://www.fundeu.es/consulta/gadget-1336/

Si parto de mis conocimientos básicos, creo que un gadget puede ser algo no electrónico. También puede no ser un dispositivo, palabra que parece copar la informática. No todo puede ser un dispositivo. Device, equipment, gadget, etc. Todos dispositivos, depende del contexto, claro. Desde el punto de vista del traductor, ¿qué haces si te salen todas esas en un mismo texto? Por eso, Manuel Seco y el diccionario de María Moliner—muy certeros ante este tipo de situaciones— sí incluyen esta palabra y sin adaptaciones. No hay término en español que lo defina. Hay que aceptarlo y afrontarlo y, por tanto, usar el vocablo inglés.

Esto puede ayudar a verlo más fácil: ¿El inspector dispositivos?

Extranjerismo gadget

Online y E-MAIL:

Al menos, en los textos profesionales (traducciones, artículos periodísticos y divulgativos, por ejemplo), deberíamos escribir «en línea» y «correo electrónico» (incluso, si se quiere ahorrar, «correo», a secas. El contexto evitará cualquier anfibología posible). ¿Tan difícil es que esa página web aparentemente bien escrita no te meta un “E-Mail” en sus datos de contacto? Tu página no es peor si donde pone “E-Mail” pones «correo», de verdad que no.

Criterio: Ya hay palabras en español para referirse a la realidad que expresan las de otro idioma. Por eso, no se requiere la inclusión de esos extranjerismos.

Chat:

Con el vocablo chat tenemos precisamente el ejemplo del criterio que creo que debería seguirse.

  1. Palabra extranjera, que no tiene traducción o equivalente y no existía con anterioridad en español, escrita en redonda.
  2. Se acepta en el diccionario. ¿Por qué? Se atiende al uso.
  3. Se acepta la grafía del idioma de origen (claro que, en este caso, tuvieron suerte, puesto que la pronunciación y la grafía son sencillas).
  4. El colmo del buen hacer. Han aceptado su verbo, y sin cursiva. Chatear.

Otros términos que nos traen de cabeza: tablet/tableta, app/aplicación, smartphone/teléfono inteligente, webinario/seminario web o seminario en línea, etc.

DSC_0180

¿Googlear? ¿Para ahorrar letras al decir buscar en Goo^gle? Pues podría ser un neologismo que se afiance en los próximos años. Ya se sabe, depende del criterio…

MODA Y ESTILISMO (PRODUCTOS DE BELLEZA):

El siguiente artículo vale más que mil palabras:

http://www.fundeu.es/noticia/en-el-mundo-de-la-moda-no-eres-nadie-si-no-dices-tres-anglicismos-por-minuto/

Puedo añadir muy poco ante este genial artículo de Ana Mendoza. Efectivamente, en este mundo (en el mundo en general, pero en el de la moda en particular) existe la creencia generalizada de que hay que plagar sus textos con anglicismos y galicismos. Totalmente innecesarios como se afana el artículo por destacar. Mero prestigio lingüístico. Innecesarios hasta tal punto que al incluir tantos extranjerismos en un solo texto se consigue el efecto contrario al deseado. Se pretende ser «lo más», se quiere exhibir que se está «a la moda»—se confunde la velocidad con el tocino, vaya—. Están tan a la moda que ni siquiera sus lectores—los que no sepan inglés o francés— entenderán qué es un lipstick, un blazer, la eau d’été, ser una it girl o ser cool mientras vas trendy con tu nuevo look.

MUNDO LABORAL:

El mundo laboral tampoco ha podido huir de los extranjerismos. Pero ¿cuáles se han españolizado sin aparente sentido y qué extranjerismos innecesarios triunfan entre la gente?

Puedes trabajar en España y ser Key Account Manager—y además en mayúsculas que parece que queda todavía más pomposo. Da la sensación de que tu puesto es mejor si lo escribes en inglés. ¿Dónde estaban todas estas profesiones hace algunos años? Con la globalización muchas empresas se han expandido y con ellas sus puestos de trabajo. ¿Hasta dónde nos dejamos invadir idiomáticamente?

Si se busca “Key Account Manager” [entre estas comillas] en Google, lo primero que aparece es «¿Qué es un Key Account Manager?». Claro, esto ocurre cuando en lugar de llamarlo gestor de cuentas o gestor contable, que si no me equivoco podrían ser dos traducciones válidas, se traen términos de otro idioma por mero prestigio. Este «saco» incluirá, por ejemplo, a los CEO, Community Manager, CIO, SEO, etc. Extranjerismos innecesarios, pues ya existe una realidad en español para denominar a esas profesiones.

extranjerismos en el trabajo

Explicación de la Fundéu para Community Manager: http://www.fundeu.es/recomendacion/community-manager-tiene-traduccion-790/

Sin embargo, como se podrá observar seguidamente, se intentan españolizar otras palabras del mundo laboral y se fracasa. A veces, más vale una retirada a tiempo, dicen…

¿Quién hace márquetin? ¿Y quién se dedica a la mercadotecnia? ¿No va siendo hora de aceptar que marketing se ha impuesto? Nadie quiere ser director de mercadotecnia, al menos, en España, no. Si alguien ha visto a algún trabajador de este sector que se autodenomine (en sus firmas de correos, por ejemplo), jefe de mercadotecnia o márquetin, que me avise, por favor. Debería aceptarse ya y escribirse en redonda. Palabra del inglés que debe aceptarse como se aceptó almohada del idioma árabe y su evolución gráfica con el paso del tiempo.

Es curiosa la evolución de este vocablo. Se introdujo del inglés marketing, la Academia propuso como alternativas márquetin y mercadotecnia y, ahora, márquetin está en el Diccionario Panhispánico de Dudas (que se puede consultar en la red), pero no aparece en el DRAE. Si buscas marketing en el DRAE, te remite a mercadotecnia. ¿Lío?

Seguramente me habré equivocado en alguno de los usos o alguna definición. ¿No parece normal con el lío que producen todos estos cambios o criterios distintos?

En resumen, defiendo el español. Por supuesto. Si ya existen palabras en el español que definan perfectamente la realidad que se ha querido expresar con el vocablo inglés es un extranjerismo innecesario. Ejemplos: show/espectáculo, performance/actuación, grip/agarre, E-Mail/correo. Las distintas instituciones y los diversos diccionarios hacen un gran esfuerzo para liberar al idioma español de las garras de estos intentos de colonización innecesaria y superflua. Chapeau, es decir, chapó, es decir, me quito el sombrero.

La segunda defensa: usar el sentido común. Cuando se utilice el sentido común para proponer alternativas—muchas de ellas, muy buenas, reitero— que sea el mismo sentido común que se empleó para el resto de palabras. Un criterio homogéneo. Esto no es sencillo, pero siempre se puede mejorar, ¿no? Un esfuerzo necesario para no liar al hablante y con ello conseguir que la lengua española sea más rica.

Tercera defensa: No hay que meter el español con calzador. Por ejemplo, gadget. Si no hay una sola palabra que se refiera exactamente a lo mismo y si ni siquiera utilizando 2 o 3 se consigue, pues se deja gadget. La sociedad evoluciona, se inventan cosas y se crean nuevos términos. Si se asientan en la sociedad, se introducen en el léxico del español, se escriben en redonda y se añaden a los diccionarios. Nada de creaciones forzadas.

Si se unifica el criterio de aceptación de palabras y de propuesta de grafías y se adecua éste a la realidad, el idioma español será más rico y el usuario se liará menos.

Si se tiene en cuenta que por motivos de longitud, no se han comentado todos los extranjerismos o españolismos innecesarios, ¿alguno que llame especialmente la atención? ¿Ante qué líos se han encontrado? ¡Comenten!

¿Cómo detectar a un cliente directo? Algunas razones ¿para odiarlo o amarlo?

Tras haber creado la entrada https://devadiprivero.com/2012/11/28/como-detectar-a-un-traductor-25-razones-para-odiarte-o-para-amarte/ , en la que destripaba alguna de las generalidades (estereotipos) de los traductores, ahora describo generalidades, repito, generalidades que surgen con el trato de clientes directos.

Como antiguo gestor de proyectos (PM) a tiempo completo, actual colaborador en la gestión de proyectos y, también, traductor, puedo aportar la visión que aparentan tener los clientes directos sobre la profesión de traductor. Lejos de redactarlo como queja (de esto ya hay mucho escrito y con mucha razón) o con ganas de increpar (no toda la población del planeta tiene que saber en qué consiste la labor de un traductor), el artículo simplemente intenta destacar algunos rasgos comunes de este tipo de clientes.

El cliente directo de un traductor es aquel que contacta con el traductor sin intermediarios —de por medio, valga la redundancia y con razón— con el fin de que realice los servicios para los que está habilitado. Esto es, por así llamarlo, la definición ideal, pero ¿es así realmente? Sobre todo, habría que ver si eso de «los servicios para los que está habilitado» se queda ahí o va más allá.

Todo lo que voy a explicar ha pasado, como mínimo, cinco veces en mi realidad traducto¿lógica? y otras tantas durante la actividad de gestor de proyectos. Las siguientes razones puede que también atañan o afecten a las agencias de traducción, pero suelen ceñirse más a los clientes directos.

comienzo

ASÍ PUEDE SER TU CLIENTE DIRECTO:

El lacónico o el parco

1. Si X te envía un texto en un correo electrónico cuyo cuerpo o asunto del mensaje dice «para traducir» y no añade absolutamente nada a ese sintagma tan aclaratorio. Ducho en las artes del laconismo, te obliga a ser ducho en las artes adivinatorias.

X es cliente directo.

Humilde recomendación: A pesar de que suene a obvio, convendría enviar tu tarifa de traducción y una respuesta amable en la que le instes a darte más información sobre el encargo (fecha de entrega, combinación de idiomas o incluso si quiere que se traduzca a varios idiomas). Muéstrate atento, aunque te enfade o desespere su laconismo o desconocimiento sobre la profesión. Esto valdría si es la primera vez que el cliente contacta contigo. En caso de que el cliente directo sea siempre lacónico, podrías solicitarle educadamente que te envíe más información con los encargos de traducción, pues así se ahorrará un futuro intercambio de correos electrónicos hasta saber qué desea. El cliente lacónico no suele ser amigo de recibir llamadas así que normalmente no convendría llamarlo para aclarar condiciones del encargo de traducción.

2. Si X responde a tus dudas traducto¿lógicas? —esas que has tardado diez minutos en redactar para que quedasen claras y así X supiese qué contestar— con frases célebres como: «lo que tú creas», «no lo sé», «sí», «no», «puede ser», entre otras.

X es cliente directo.

Posible protocolo de actuación: Toma la decisión traducto¿lógica? que más sentido común tenga y cuando envíes el documento insiste en que tenías esa duda. Vela por ti y cúbrete las espaldas. Si no ha querido o sabido o tenido tiempo (para) responder a tu duda, al menos, que se vea que te preocupas por entregar un trabajo de calidad. 

Imagen ilustrativa: Al menos, él se expresaba como nadie con los gestos. 

charles-chaplin_laconismo_parco

El desconocedor, el empanado o el que está en la parra (O el que «se hace el despistado, pero no lo es»)

3. Si tras X haberte enviado una traducción de 5 000 palabras para que se termine en 48 horas, envías un correo —dentro del plazo— con dudas XYZ y X no te responde. Si llamas por teléfono y no lo coge nadie o te encuentras con la frase célebre: «Uy, don X está reunido». Si indicas en negrita que has tenido esas dudas XYZ y con el título antecedente «NOTA IMPORTANTE» en el correo electrónico en que adjuntas la traducción y a los quince días X te dice: «¿por qué has hecho o escrito XYZ? Por favor, vuelve a mirar eso cuanto antes y añade estas otras 1 200 palabras».

X es cliente directo.

Recomendación para el traductor: ¡Paciencia! Hay muchos clientes que no leen (o no leen debidamente) los correos electrónicos. Aunque trabajes mucho con ese mismo cliente y ya sepas que no suele responder, recomiendo dejarlo siempre por escrito. ¿Tuviste una duda? Pregúntale. Más vale preguntar o destacar dudas y errores del original que curar. Se debe ver que has hecho lo posible por subsanar el problema. En ningún caso, supongas que el cliente directo va a recordar aquel correo que le enviaste con las dudas XYZ. Vuelve a enviar las dudas con el envío final de la traducción, al menos, destaca que las tuviste. Véase caso 2.

NOTA IMPORTANTE: Este supuesto es aplicable a cualquier otra vicisitud que pueda tener que ver con el proceso de traducción: fechas de entrega, facturas, impagos, etc.

Paciencia aunque realmente te gustaría hacer esto: 

 4. Si en el encargo de traducción X te pide una «traducción jurídica» —también podría denominarla «traducción legalizada» o «traducción apostillada»— es muy probable que se refiera a una traducción jurada.

X es cliente directo.

Recomendación: Pregunta siempre si se refiere a una traducción jurada con sello y firma. Y si X te responde: «sí, sí, eso, eso…», con lo que todavía observas dudas en sus palabras o mero desconocimiento, explícale bien en qué consiste y qué validez tiene una traducción jurada y, además, si fuese necesario repite la aclaración por escrito, porque si no haces esto puede ocurrir que…

 5. Si al recibir una traducción en papel, firmada y sellada X te pregunte: «¿y para qué me la imprimes?» O «¿por qué me sellas el texto?».

En ambos casos, X es cliente directo.

6. Si X te solicita una interpretación simultánea de 4 horas para un simposio y X no entiende que no puedes ir tú solo.

X es cliente directo.

Recomendación para el traductor e intérprete: Hay que explicar que el intérprete no puede estar hablando 4 horas seguidas. Todavía menos, puede interpretar a diversas personas prácticamente a la vez. Pasados 20 minutos ya ni sabrá en donde está su cabeza. Los intérpretes muy buenos son capaces de trabajar unos 45 minutos seguidos, pero siempre se recomienda que haya varios. Para más información, pregunten a intérpretes —que saben mucho más que yo de esto— o me pueden preguntar y recomendaré a intérpretes para que expliquen la dificultad y los entresijos de una interpretación. En ningún caso, se trata de ir a conversar, hablar ni decir lo mismo que dice el otro interlocutor. Esto se debe aclarar siempre al cliente directo.

 7. Si te llega un encargo de traducción y te ves haciendo piña, juntos y reunidos por un Para: con todos tus compañeros traductores (que conoces o no), el correo electrónico te lo ha enviado X. X ha añadido a todos los traductores que aparecían en alguna lista y los ha incluido en Para: al enviar el correo.

X es cliente directo.

Recomendación: Si te urge trabajar, responde muy rápido. ¿Cuántas respuestas recibirá X de entre tus 50 compañeros? Normalmente, si eres muy rápido, diligente y en el correo de respuesta demuestras saber de lo que hablas y eres educado, no hace falta que tu tarifa sea la más baja. Tu respuesta a esta clase de correos debería depender de lo que solicite X. Intenta ser explicativo y, sobre todo, indicar claramente todo lo que X ha requerido en su comunicación.

8. Si el cliente ha enviado el correo incluyendo a todos en Para:, es porque probablemente sea de los que no sabe en qué consiste tu trabajo. Debes tenerlo en cuenta. Este tipo de envíos suele realizarlo un X que nunca ha estado en contacto con ningún otro encargo de traducción.

Algunos traductores optan por no responder a este tipo de encargos en masa. ¿Para qué voy a estar peleándome por un certificado de notas de 30 €? Como siempre, toda actitud es válida y responder o no depende de la necesidad e idiosincrasia de cada traductor.

El Messi (cliente que regatea, incluso aunque hayas hecho 200 traducciones para él). Siempre quiere regatear y si puede marcarte el gol también.

Vídeo ilustrativo (parte de su terreno de juego, intenta regatearte y, si puede, meterte el mejor gol posible…): 

9. Si X te pide 3 copias de una traducción jurada de 15 páginas, y no comprende (a veces, te tildan de estafador) que cobres por ello.

X es cliente directo.

Recomendación de explicación al cliente directo: La tinta, el tiempo que se tarda en imprimir, firmar y sellar o los folios cuestan su dinero y tiempo. ¿Si fuese un notario, en lugar de un traductor, rechistaría porque le cobres el resto de ejemplares? Mi humilde consejo: En casos como este, sí hay que mostrarse duro. Cuidado, no confundirlo con maleducado. Simplemente hay que dejar claro que el trabajo de calidad hay que pagarlo. También es cierto que si se trata de un cliente habitual, puedes ofrecer un descuento o tener el detalle de hacerlo gratis. Si hicieses esto, recomiendo que dejes claro que la gratuidad no es perpetua.

 10. Si X te envía un encargo, pero antes de ni siquiera haber dicho «hola» ya está aludiendo a posibles descuentos por volumen. Si X promete enviarte muchos más documentos, porque ahora está tratando mucho con el país XYZ. «Ya verás. Cóbrame menos, porque vendrá más trabajo».

X es cliente directo.

Humilde consejo: ¡Cuidado! ¿Cuánto es mucho volumen de trabajo para un cliente? ¿Enviar una traducción de cuatro páginas cada dos meses? ¿Enviar quince páginas a lo largo de todo un año, aunque sea en envíos fragmentados? Como en el resto de los casos, en función de la situación de cada traductor, se puede ofrecer un descuento o no. No obstante, creo que si empiezas aceptando descuentos desde el principio, acabarás trabajando por peanuts para ese cliente. Y asumir rebajas desde el comienzo, no solo puede conllevar a trabajar por peanuts, sino a que intenten presionarte por tiempos de entrega u otros servicios. Tienes un precio. Ofreces tu calidad por ese precio. Ya decidirás tú, si la relación laboral marcha bien, cuando hacer descuentos. Cuidado con ofrecer tu mano a las primeras de cambio, porque pueden cogerte el brazo (y no soltarlo o intentar abarcar todo tu cuerpo). Sirva la metáfora…

Por supuesto, habrá X que vean tu gesto como una deferencia hacia ellos y te valorarán. De todo hay… En resumen: ¡cuidado!

11. Si X no te ha abonado una factura y elude tus reclamaciones de pago.

X es cliente directo.

Una de las grandes dudas del traductor: ¿Qué hago en este caso?: Si en los demás supuestos dependería de cada cliente (y de la concepción o necesidad de cada traductor), en esta labor peliaguda no iba a ser menos. De hecho, diría que cada caso puede variar. Hay diferentes factores que se deben analizar o tener en cuenta. ¿Cuánto tiempo he acordado con el cliente?

– Empezaría por recomendar que se acuerde un periodo de pago con el cliente. ¡Desde el principio! No pasa absolutamente nada. Trabajas, entre otras cosas, para ganar dinero. Es tu dinero. Así que nada pasa por intentar fijar un plazo de pago desde el principio. Tampoco hace falta establecer un día exacto, pero sí, al menos del día Y al día Z. Si a pesar de haber concretado esta fecha, X se retrasa, hay que reclamar.

¿Cuánto tiempo le permito retrasarse (con los pagos)? O, dicho de otro modo, ¿cuántos días después de la fecha establecida le concedo de complacencia antes de empezar a reclamar?

– Si se trata de un cliente nuevo, intenta llegar al término medio entre agobiarlo y dejar que se malacostumbre. No sé, quizás pasada justo una semana estaría bien que le enviases ese correo electrónico de petición educada de dinero. Y, lo siento, pero sí… En muchos de estos casos, hay que llamar directamente por teléfono (aparte de enviar el correo electrónico para que quede constancia de todo por escrito).

En definitiva:

1. Concretar periodo de pago antes de empezar a trabajar con un cliente. La fecha debe ser «real». Ni cuatro días después de la entrega, ni noventa días.

2. Empezar a reclamar pasada aproximadamente una semana de la fecha establecida. Si no estableciste fecha al inicio de la relación laboral, recomendaría reclamar pasado un mes de la entrega.

3. El dinero es tuyo. Los clientes están acostumbrados a estas lides y el «fallo» viene de ellos. No tengas vergüenza por reclamar (y si hay que llamar por teléfono, ¡adelante!).

El ansias (Te pida lo que te pida siempre es urgente. Siempre quiere que «le hagas un hueco a su traducción». Este puede marearte con varios correos durante el día a ver cómo llevas su traducción… si la ya empezaste…)

12. Si X te promete un correo electrónico, si X te dice que estés atento (sobre todo, suele pasar cuando se trata de promesas de envíos fuera de un horario laboral común) y NO lo envía ni ese día, ni el siguiente (y no responde a tu Oiga, que me dijo que me enviaría un correo ayer y no me lo envió. Le escribo por si acaso el correo no funcionaba.). 

X es cliente directo.

 

Recomendación: Si no te gusta trabajar a deshora o fuera de un horario laboral común, no atiendas a promesas. Si te indican que te llegará un correo a las 19.30-20.00 h, di que no lo verás hasta la mañana siguiente. Como todo, esto también depende de la necesidad del traductor por conseguir encargos. Sin embargo, malacostumbrar al cliente a que estás conectado y atento a toda hora, puede conllevar que pierdas más tiempo y dinero que si le hubieses dicho que no trabajas fuera de hora.

También se podría indicar al cliente que solo trabajas fuera de hora laboral común si cobras suplemento de urgencia. ¿Cuánto? En los tiempos que corren no puede ser muy alto este suplemento. ¿Por qué? Porque habrá cualquier otro traductor esperando para hacer el trabajo que tú has rechazado o para atender al cliente fuera de hora.

 

Vídeo ilustrativo (Sheldon Cooper, The Big Bang Theory, puede resultar menos molesto que este tipo de clientes): 

El utópico (primohermano del El ansias) quiere 10 000 palabras para mañana. Quiere que hagas tú la traducción del alemán al español, al francés y al inglés. ¿Tú sabes francés e inglés, no? Pues venga, hazla. Quiere que le llegue un envío por mensajero de Las Palmas de Gran Canaria a Cangas de Onís en el mismo día. Quiere que pagues el mensajero.

Vídeo ilustrativo (Ethan es un juego de niños en comparación con lo que hay que hacer por un cliente): 

NOTA: Las cantidades de palabras y tiempos que se exponen son aproximadas.

El ideal (te explica todo lo que quiere en un correo. No suele requerir nada extraordinario. Te envía el texto y te deja relativamente bastante tiempo para la entrega e incluso puede destacar de vez en cuando tu diligencia y buen hacer).

 Si X te envía un encargo de traducción con un asunto y un mensaje bien escritos. En la línea de asunto ya viene de qué va la traducción, por ejemplo: «traducción sentencia DE-ES». En el cuerpo del mensaje te saludan, no cometen faltas y explican lo que quieren brevemente, pero de manera concisa y clara, por ejemplo: «Hola: Nos gustaría traducir este texto de 2 523 palabras del DE al ES. Fecha de entrega: xXs. No requerimos presupuesto. Gracias de antemano. Saludos, XXX».

En general, creo que los traductores coincidiremos que, aunque a nosotros nos guste hablar y escribir, un correo engorroso, largo y poco claro nos hace perder demasiado tiempo (intercambio de correos y esperas hasta saber qué quiere realmente el cliente). El cliente directo ideal tampoco insistirá en cambiar fechas de entrega o en acelerar el proceso de traducción una vez ya estés inmerso en él. Por supuesto, el cliente directo ideal suele acatar las tarifas de traducción e interpretación, pues confía plenamente en tus servicios y en tu saber hacer.

Este cliente será el que reciba tu postal en Navidad. Este cliente será el que reciba descuentos propuestos por iniciativa propia del traductor. Este cliente será el que reciba favores sin que el traductor exija algo a cambio. Este cliente será el que reciba su traducción un día antes de la fecha de entrega.

Muchos clientes directos se acercan a ser de este tipo. La traducción es una profesión cada vez más conocida con lo que los clientes directos ya saben qué pedir y cómo hacerlo. Como sucede en diferentes sectores profesionales, un traductor e intérprete puede encontrarse con cada una de las clases de clientes expuestos. Hay que intentar «quererlos como son», pero también ir instruyéndolos si no se empieza con buen pie.

A veces, los clientes directos acuden a ti como salvador. El mesías enviado a la tierra para solventar todo el papeleo que no sabe realizar o simplemente no ha leído las instrucciones de la administración (o no las entiende; no sería de extrañar, pues la redacción de alguno de los documentos de las administraciones públicas… ¿qué les voy a contar?). Esto suele ocurrirle a los traductores jurados, pero y ¿esos traductores literarios que reciben correos de escrituras de compraventa, porque mi primo que es amigo tuyo me dijo que tú sabías idiomas…y eras eso de traductor? Si eres traductor, puede sucederte esto seas de la especialidad de la que seas. Nadie se libra.

La mayor parte de los supuestos mencionados ocurre por desconocimiento de la profesión de traductor o de intérprete. Con lo que recomendaría educar al cliente. El cliente directo no está obligado a saber de qué va todo esto con lo que le vendría bien que le fueses explicando poco a poco. Así sabrá qué servicio está solicitando y por qué servicios va a pagar.

¿Qué les parece esta clasificación? ¿Se han encontrado alguna vez con algún cliente directo parecido? 

¡Aporten sus experiencias!

Traducción y banderas

 

Gracias por su atención y espero que sirvan los humildes consejos. Si algún cliente leyese esta entrada, nótese que la he redactado desde el cariño y el respeto 🙂 (y también pueden aprovecharla para aprender y mentalizarse).

Navidad: ¿felices fiestas o convención social?

«En estas fechas tan señaladas»

«Ahora que estamos todos reunidos»

«Me llena de orgullo y satisfacción»

«Lo que no una la Navidad no lo hace nadie»

«No me hagas la pascua»

«Vuelve a casa, vuelve, por Navidad»

«Que bien nos lo vamos a pasar»

«¿Has sido bueno?»

«Ya vienen Los Reyes»

Y así, unas cuantas frases más que la cultura española utiliza cuando se acercan estos días de paz y felicidad… ¿Paz y felicidad? Vamos a analizar la Navidad y sus fechas colindantes para comprobar en qué consiste. NOTA: me voy a referir a la Navidad en España, pues es la única que conozco relativamente bien. Por tanto, si se es más objetivo que lo que voy a ser en esta entrada, se puede aprovechar, lo que describiré, en clases de enseñanza de español para extranjeros (ELE) para acercar la Navidad a los alumnos.

Sentados y cómodos (los que lleven gafas, venga, a ponérselas…) que esto empieza. 🙂

El circo empieza a finales del verano… Cuando este está acabando, una de las primeras oraciones que pronunciamos es: «Ya estamos a mitad de septiembre, dentro de poco, sin darnos cuenta ya estamos en Navidad y se acaba el año». Los contrarios a este sentimiento de queja de que el año es corto y que no se ha salido de una fecha para meterte en otra suelen pronunciar una frase parecida a la siguiente: «Ay, no digas eso. Yo tengo ganas ya de que llegue el frío, sacar los abrigos y de que llegue la Navidad. Regalitos».

Pero estaremos todos de acuerdo con que la Navidad empieza realmente a mediados de octubre. Sí, ese momento que están pensando todos… Cuando El Corte Inglés empieza a instalar las luces de Navidad en sus fachadas. En cuanto El Corte Inglés enciende esas luces, el periodo navideño queda oficialmente inaugurado. Esta acción junto con la puesta en venta de turrones y el resto de productos alimenticios navideños nos dicen: ¡Toca comprar! Y con esa inauguración comienzan a sucederse una serie de acontecimientos, que en mi opinión, son fruto de convenciones sociales. Normas no escritas que la sociedad sigue. En este sentido, la frase que cabe aquí es la tan sonada: «Lo que no una la Navidad, no lo une nadie».

(Dicho lo anterior, a riesgo de ganarme la enemistad de muchos, voy a tratar a continuación algunos de los estereotipos, tópicos y derivados que nos suelen dejar cada año las fiestas de pascua.)

El resto de octubre sirve para aclimatarse al frío que empieza a entrar en España siempre por el norte. El frío también suele indicar que la Navidad está cerca. Y para poco más sirve el mes de octubre. Quizás, algunos aprovechan para empezar a hacer las compras para los regalos de estas fiestas, pero normalmente el «buen español» se espera (lo deja para) a última hora, días 22, 23 y 24 de diciembre y los días 2, 3, 4 y 5 de enero. Los centros comerciales echan humo, no solo por las innumerables luces que cuelgan de cada esquina de sus paredes, sino también porque la muchedumbre corre buscando el regalo BBB (bueno, bonito y barato).

El mes de noviembre tampoco tiene especial importancia en este periodo. Simplemente, sí la tiene para otros pocos que empiezan a mencionar el «amigo invisible» o «la cena de empresa»; términos temibles, valga la aliteración. Sin embargo, el mes no influye en las fiestas (para los hogares). Las empresas de mayor potencial y los centros comerciales (los mayores interesados en la existencia de estas fiestas) sí iluminan y decoran para que se note que la Navidad está presente.

Pero lo interesante llega en diciembre.

En los colegios: se empieza la decoración. Los niños comienzan a ensayar, cuando la hay, la actuación de Navidad. Los profesores, si se llevan bien y si no se llevan bien todavía más, preparan el amigo invisible.

Término: amigo invisible. Dícese de la realización de un sorteo —cuanto más cutre mejor, es decir, se coge un folio, se escriben los nombres de los profesores (aplíquese también en otro tipo de trabajos) y se pregunta: ¿Estamos todos?. El que no fue ese día por enfermedad corre el riesgo de quedarse fuera, si cae mal o pasa desapercibido, sobre todo. Luego, se coge un estuche (hará las veces de bombo) en el que se introducen los papelitos. El típico gracioso del grupo dice: A ver, la mano inocente… Tú, Juana, que eres muy inocente. Juana se encarga de sacar los papelitos y dárselos a cada uno (si no extrae cada uno su propio papel del estuche)— en el que te toca en suerte un compañero de trabajo (no siempre amigo) para tener que regalarle algo con un tope de dinero que previamente se ha fijado entre todos.

Nota: Si el tope no se ha puesto previamente y se establece tras el reparto de los papelitos, el que quiera poner menos dinero NO es que sea pobre ni tacaño, sino que le ha tocado el compañero que más odia de todo el colegio (u otro lugar de trabajo).

En las oficinas, los despachos, etc. (también para los colegios): el gran momento es, sin duda, la cena de empresa. La entrega de la cesta de Navidad no está mal, pero la cena de empresa es insuperable.

Término: cesta de Navidad. Dícese de cualquier paquete que te entregan la semana antes de Navidad que contenga: turrones, almendras, trufas, cava, champán y otra clase de productos navideños. Eso sí, la cesta no es cesta si no contiene algún producto que no tenga que ver absolutamente nada con la Navidad, y además, tampoco tenga que ver con el resto de los componentes del paquete. Este producto suele ser un bote de espárragos. A veces, un bote en conserva de otros productos más propios de una ensalada que de una cena de Navidad. Lo importante es que sea el hazmerreír entre tanto turrón, chorizo ibérico y champán.

La cena de empresa es el acontecimiento del año para un empleado. La mayor parte de compañeros se juntan en un restaurante para que la empresa se haga cargo de todos los gastos de comida y de bebida. Y en este segundo manjar está el problema. La bebida. Es aquí donde ves cómo la bebida puede cambiar a una persona. Paquito, de la mesa de enfrente en la oficina, con el que casi no cruzas más de 3 palabras durante todo el año, de repente, gracias a la ingesta de alcohol se convierte en el alma de la fiesta. Hasta el punto de que pase algo como lo que sucede en el siguiente video:

El ridículo extremo se logra en una cena de empresa.

Sin embargo, los días estrella, en los que las convenciones sociales se disparan son el 24 de diciembre (Nochebuena), el 31 de diciembre y su madrugada (fin de año) y el 6 de enero (Los Reyes Magos o día de Reyes).

24 de diciembre (Nochebuena). Cúmulo de tópicos y estereotipos donde los haya. Se podría ahondar más de lo que voy a hacerlo, pero para no cansar al lector intentaré hacerlo de forma esquemática.

Mañana del 24: Los que trabajen tendrán el brindis de empresa. Es decir, madrugas y vas a trabajar, pero no trabajas (salvo que trabajes en un centro comercial o vendiendo productos que puedan ser objeto de regalo). Los abuelos trabajan mucho más, pues muchos estarán preparando la cena de Nochebuena mientras cuidan a los nietos de estos trabajadores.

Tarde del 24: Si tienes suerte y  tiempo, siesta para poder aguantar la cena con cierto ánimo.

1. Tópico/estereotipo -> Las madres (sean las abuelas o las madres o sus hijas con sus madres, cualquier combinación es posible) se encargan de la cena. Norma sexista general establecida -> Ellas preparan el venado, la vena, la carne, el pavo, los langostinos; al caso, la cena de Nochebuena. Ellos abrirán el vino o el champán, duro trabajo y actividad de estrés exacerbado.

El periodo de tarde se cierra con el mensaje del Rey. Los más jóvenes suelen hacer caso omiso, pero la convención social paterna dice que hay que escuchar lo que dice. Y los jóvenes, terminan cayendo en la tentación, aunque sea por el mero hecho de decir: Cada año este hombre está más viejo. También se suele criticar que no toque ciertos asuntos. En realidad, no sé qué se espera un español de ese mensaje… ¿Va a solucionar en diez-quince minutos, que dura el mensaje, alguno de los problemas? Simplemente, tiene que estar ahí como manda la costumbre…

2. Tópico/estereotipo -> Vas a acudir a una cena de Nochebuena a la que, por norma general, no tienes ninguna gana de ir. Siempre hay alguno de los comensales a los que no soportas. Este galardón suelen llevárselo los que no pertenecen consanguíneamente a la familia, es decir, los cuñados. Dice la estadística que 1 de cada 2 cuñados es insoportable, hace comentarios fuera de lugar y pone caritas de “quiero irme a casa, porque tu familia me aburre y me cae mal”.

3. Tópico/estereotipo -> En este caso, convención social establecida. Si cenas el 24 en casa de tus padres, el 31 toca cenar en casa de tus suegros. La convención social es concesiva y permite varias combinaciones. Puede utilizarse el día 25 de diciembre para acudir a casa de tus padres. ¡Estereotipo! Generalmente, se cena el 24 en casa de tus suegros (si eres hombre) y ya el 25, si eso, te pasas por casa de tus padres. (Como si no hubiese otros 360 días al año para hacer todo este tipo de eventos y cosas.)

Noche del 24: A medida que avanzan los años, Nochebuena va haciendo más honor a su nombre. Sin embargo, no suele ser la mejor noche del año. Una cena, muy buena y copiosa —eso no se lo quita nadie a la cocinera de turno —en la que te topas con algún indeseable. La televisión debe estar encendida con algún programa de “refritos” de los habituales o algún programa de humor o canciones. Ahora bien, terminas de cenar —generalmente porque tu estómago dice “basta”— y tras una sobremesa (me encantaría estar en la sobremesa de todas las familias a ver qué se comenta. Si te paras a analizar lo que se dice, la Nochebuena puede ser muy divertida) llega ese momento de: ¿Y ahora qué?. Normalmente, los que tienen hijos pequeños tienen la excusa perfecta para irse. Me voy ya es que el niño se está poniendo tonto, Me voy ya que todavía tengo que bañar al niño, Me voy ya que el niño tiene colegio mañana. (Ups, te han pillado, la frase coletilla excusa de siempre, no te vale para estas cenas…).

Termina la Nochebuena.

Nochevieja y sus tópicos y estereotipos: Las expectativas cada año son mayores. Siempre se piensa que en Nochevieja, día 31 de diciembre y madrugada del día 1 de enero, se va a tener la mejor fiesta del año. Lo vas a pasar “como nunca”. https://www.youtube.com/watch?NR=1&v=abiMfWvxiTs&feature=fvwp

Mañana del 31: (Ver mañana del 24).

Tarde del 31: (Ver tarde del 24) excepto en el caso de las mujeres. ¡Estereotipo! Algunas suelen hacer los últimos arreglos de los trajes que van a vestir durante la noche. Quizás, comprar el maquillaje que les faltaba o ponerle las tapas a los tacones.

Noche del 31, alias La noche del año, alias Nochevieja: Aparte de lo citado en el apartado Noche del 24, es decir, cena copiosa en aquella casa en la que no cenaste el 24, si vives en pareja, o incluso volver a cenar en casa de los padres de ella, toca el preparatorio previo si vas a ir de fiesta. La cena pasa sin pena ni gloria, porque ya tuviste una cena gemela el 24 (puede que en cuestión de 7 días veas a personas que no ves en el resto de 358 días el año), y estás centrado en no mancharte el traje con el que vas a salir así como en la fiesta en sí. A las 23.50 aproximadamente, comienza el frenesí. ¡Estereotipo, convenciones sociales y tópicos! Alguien coge el mando a distancia y empieza a ir de una cadena a otra para ver quién da las campanadas en cada una de ellas. Normalmente, la madre, comienza a contar el número de personas (no importa que los últimos 10 años hayan ido a cenar siempre los mismos, hay que asegurar) para en un plato o vaso repartir las 12 uvas. Campanadas. Conatos de atragantamiento, entre tanto, besos y abrazos. Sin saber bien la razón, eres feliz (con suerte el cuñado del 24 no ha venido para la cena del 31). En este momento, aunque sea durante 3-4 segundos te olvidas de todo.  ¡Bien! Punto positivo para las “felices fiestas”.

Nota lingüística: La expresión próspero año XXXX está perdiendo fuerza por culpa de la anglicada Feliz año nuevo. Esta última, aunque perfectamente posible en español, viene claramente por copia del Happy New Year. La prosperidad quedará en el olvido si seguimos así…

6 de enero: Los Reyes Magos.

En resumen, regalos. Aunque en Navidad, por mimetización con los EE.UU., ya se reparten presentes, el día 6 de enero suele ser, nunca mejor dicho, el rey de los regalos. Los niños hasta cierta edad —como pasa con Papa Noel— viven engañados creyendo que los Reyes Magos traen regalos, sobre todo si te portas bien. Algunos padres repiten hasta la saciedad lo de: Pórtate bien, porque si no lo haces los Reyes no te traerán nada. Esta frase la pueden decir un 3 de julio; no tiene lugar, ni hora. Sí tiene mucho de compensación, de «déjame en paz un rato, hijo» y de soborno. Fundamentalmente, se hace reparto de regalos. En ciertas familias suele haber una casa franca. La «casa franca» es aquella a la que todos acuden (¿cómo no? Suele ser la de los abuelos o los más mayores de la familia) para el reparto de regalos. ¿Convención social?

Cabe mencionar, en relación con los regalos, que en estas fiestas, se desata la solidaridad. Otra de las convenciones sociales, sobre todo para los personajes famosos, es mostrarse solidario. Los famosos se dejan ver en anuncios de las principales ONG. Los capitanes de los equipos de fútbol emiten sus mensajes navideños (muy del estilo del mensaje del Rey, por cierto). Este año [el vídeo se ha borrado, pero puede verse en internet], Don Sergio se ha lucido. Para aquellos que todavía no lo han visto aquí tienen su video:

Sobre la solidaridad y los esfuerzos por combatir la pobreza, cabe destacar que es uno de los puntos positivos de la Navidad. Aunque esto, idílicamente, debería tenerse en cuenta todos los días del año, al menos, la Navidad ayuda a que la gente tome conciencia sobre los demás. Incluso en aquellos casos cuyo único fin —al ser solidarios— es aparentar, vale la pena que estos días festivos nos empujen a pensar en los demás.

Otro de los puntos buenos de las felices fiestas es que el mundo suele tranquilizarse. Exceptuando la noche del 31 en la que tanta bebida afecta demasiado a algunos, en general, se podría decir que estos días no solo sirven para ser solidario, sino también para calmar los ánimos.

 

Sé que no he nombrado varios eventos que circundan a la Navidad, como el sorteo de la Lotería de Navidad o el Día de Los Inocentes, pero la entrada se hubiese hecho más eterna de lo que ya es.

En definitiva, la Navidad y lo que la rodea está llena de convenciones sociales. Las costumbres de la cultura española al respecto son claras y bastante arraigadas. Si bien es cierto, que como todo, también tiene su lado positivo.

Así que consecuentemente:

¡Felices fiestas! ¡Feliz Navidad! Y, ¡próspero año 2013! Sea el día que sea que cada uno tenga lo que quiere o, sino, parte de ello. Nos vemos en unos días con La publicidad sexista II.

Publicidad sexista I: ¿De verdad vale más una imagen que 1000 palabras?

En primer lugar, agradezco a todos los que han aportado imágenes, vídeos o textos porque forman parte de la documentación de esta entrada y de su segunda parte (futura entrada del blog). ¡Gracias! 🙂

Ahora que estamos en estas fechas tan señaladas, aprovecho para hablar de la publicidad a ver si, tras analizar algunos anuncios, nos engañan (eufemismo: convencer) menos. Tras dos entradas algo más distendidas, en esta pretendo destacar el lenguaje publicitario (pero no solo el escrito, sino también el gestual y el lenguaje de las imágenes) de una forma más seria. De hecho, la publicidad actual – sexista o no – no destaca por su lenguaje textual, sino por sus imágenes o vídeos. El asunto, a pesar de haberse tratado ya en infinidad de ocasiones, sigue requiriendo cierta seriedad. Probablemente, un publicista que lea esto podrá aseverar que no me compete analizar porque no es mi campo y llevará gran parte de razón. Sin embargo, un traductor no solo debe interpretar un texto escrito de un contrato aburrido, sino también lo que nos dicen cada día en cualquier ámbito (esto último – el famoso y trillado eclecticismo – ayuda, creo, a saber trasvasar mejor lo que realmente sí compete a nuestro trabajo). Aparte de todo eso, hablar es gratis. De todos modos, en esta entrada se intentará hacer con criterio y con argumentos.

Aclaración necesaria: Todo lo que voy a decir en la entrada no significa que me crea “mejor” que nadie, ni mucho menos. Es más, alguno de los productos que aparecen en los vídeos o las fotos los consumo, pero aquí voy a hablar, sobre todo, de que alguien “se deje convencer” por anuncios tan abusivos, machistas, feministas, etc. ¿De verdad vale más una imagen que 1000 palabras?

¡Atentos que empieza esto! 🙂

Dice la ley…(en este caso, parece que se podría empezar también con “dice la leyenda”…ya que la primera disposición de la ley se incumple en gran parte de la publicidad española). Al caso, dice la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad, artículo 3, apartado a que es ilícita “La publicidad que atente contra la dignidad de la persona o vulnere los valores y derechos reconocidos en la Constitución, especialmente a los que se refieren sus artículos 14, 18 y 20, apartado 4” Este apartado continua haciendo mención a la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. He buscado leyes anteriores a 1988 que hablen sobre publicidad en España, pero no he encontrado… Habré buscado mal…

Juguemos a ser jueces: ¿Creen que se cumple la ley a partir del año 1988?

Toda la publicidad que se va a tratar aquí ha existido o existe – aunque en algunos casos pueda parecer inverosímil… ¿Machismo? ¿Machismo invertido o feminismo? (Si…al final tendremos que agradecer el progreso que ha habido con el transcurso de los años entre estos anuncios – anteriores al año 2000 – y los que pondré en la siguiente sección…)

SEPARACIÓN DE IMÁGENES POR SECCIONES ESTEREOTIPADAS:

TIPO DE ESTEREOTIPO:

Mujer ama de casa. Cocina, lava y cuida a sus hijos (entre otras labores que se le suponen).

– Publicidad antes de 2000:

Dont worry you didnt burn the beer

“No te preocupes, cariño… ¡No has quemado la cerveza!”

Así anunciaba su cerveza la marca estadounidense. Una mujer preocupada por lo que le pueda decir el marido por haber quemado la comida (él no cocina…no vaya a ser que…). Si se atiende al vocabulario utilizado se observa la “negatividad” de él. “Don’t” y “didn’t”. Como propuesta, aunque machista todavía, al menos podrían haber dicho: “Tranquila, siéntate conmigo y nos tomamos una cerveza”. De utopías también se vive…

La asociación <<el hombre se echa un trago en lo que la mujer cocina para él>> era muy recurrente antes del año 2000. Parece que ahora esta imagen ha desaparecido ¿por completo?, al menos, de la publicidad.

The chef does everything, but cook Machismo ama de casa

Señores, tranquilidad. Lo que no alcance a hacer la máquina (que le regalo a mi mujer para la cocina – su hábitat natural) ya lo hace ella. Nada como la comida cocinada por mi esposa. Yo, como señor, el fogón no sé ni cómo se enciende… (parece que falta por añadir en este eslogan de Kenwood). Nuevamente, se lee un vocabulario negativo “does…but”. En lugar de algo como: “La máquina que te ayudará en la cocina”. Al menos, sería algo más aséptico.

Cierro este apartado con un vídeo de una marca de bebida alcohólica. ¡Atentos!

 

Análisis de este anuncio de marca de bebida alcohólica

La mujer: Tiene miedo de su marido (la persona con la que vive). De hecho, entra en la habitación y le dice a la pitonisa que tiene “un terrible” problema. “Mi marido cada vez tiene peor carácter” “Nuestra casa está empezando a ser un verdadero infierno”. Se desvive por tenerlo todo como a él le gusta. Ella ama de casa (¿trabajar? Ya para eso está el marido…). Servicial.

Nunca me besa cuando sale de casa”.

Esta frase me llama especialmente la atención (aparte de la incitación al maltrato que hay en el anuncio). Se muestra a una esposa ansiosa de que la situación de la pareja mejore, porque si no tiene todo como le gusta al marido, él ni siquiera le tiene cariño. Una mujer completamente sodomizada. En lugar de plantarle cara o insistir para hablar las cosas…su preocupación es que no le da un beso cuando sale de casa. Sin duda, una muestra evidente de que no hace tanto, hará unos 40 años, la mujer tenía que estar al servicio del hombre, y por supuesto, por debajo de su escalafón social. Quizá, esté sacando las cosas de quicio con estos análisis… No sé.

El hombre: Se enfada. No es cariñoso. No tiene respeto. Se muestra violento. Grita a su mujer hasta llegar a aterrorizarla.

La pitonisa: “Has pensado que tu marido trabaja muchas horas diarias y tiene derecho a encontrar un agradable recibimiento” “Dale su copita de coñac Soberano, verás como no falla” (La marca de coñac Soberano sigue existiendo. Habrán cambiado al jefe de publicidad o marketing o el encargado de esta aberración… No lo pregunto, porque no sé si quiero saber la respuesta.)

La mujer: Asiente como diciendo: “Es verdad. Qué torpe soy. Él fundido de trabajar y yo encima no tengo todo como le gusta.”

Como en los casos anteriores, se utiliza vocabulario negativo (palabras subrayadas). ¿Parece que hace años se tenía otra perspectiva a la hora de anunciar productos? ¿Se podía vender, gracias a la publicidad, con expresiones de tales connotaciones? La función apelativa del lenguaje, fundamental siempre en la publicidad, parece que exige justo lo contrario… Positividad, como mucho ironía, pero nunca palabras que parecen propias de una película de drama. Al menos, eso creo.

Mujer ama de casa. Cocina, lava y cuida a sus hijos (entre otras labores que se le suponen).

– Publicidad después de 2000 (con la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad, artículo 3 en vigor):

DíaDeLaMadre - Aspiradora

Aparte del consumismo evidente al anunciar que abren el día de la madre, cabe destacar la imagen de mujer moderna que han utilizado. ¿No se contradice el hecho de que sea una “madre moderna” y se piense en ella como “la que va a utilizar la aspiradora”?

En el día de la madre… ¿qué mejor que regalarle una aspiradora? ¿Por qué esta empresa (creo que es Saturn) no optó por un reclamo de un Smartphone o un ordenador como presente para este día?

Fácil respuesta: Aunque estemos ya casi en el año 2013, se sigue teniendo la idea de que la mujer a la cocina y la tecnología para el hombre. Se supone que hay progresos en cuanto a cambiar la mentalidad en este sentido, pero todavía muy lento. Puede ser que si se hace una estadística de quiénes usan más la aspiradora en una casa, efectivamente, gane la mujer por goleada. Quizá, el pensamiento de que estas prácticas del “amacasismo” – ya las propias palabras “ama de casa” son machistas en sí – por norma social (no escrita) pertenecen a la mujer podría ir disipándose si se impidiese la emisión de publicidades como esta.

Al igual que en la supuesta estadística de “número de mujeres u hombres que usan la aspiradora” ganaría la mujer, ¿por qué no hacer una encuesta a las mujeres sobre: “¿Qué te hace más ilusión para el día de la madre un ordenador, un e-book o una aspiradora?” Posiblemente, así cambiaría la imagen de este anuncio sexista, pues no creo que ganase la aspiradora.

 

En general, todos los anuncios de productos alimenticios, ya fueran anteriores a 2000 o no, utilizan a la mujer como “dueña de la cocina”. Aquí se ve que, además, es la que tiene que preocuparse por sus hijos. El hombre aparece por detrás sin función en el reclamo publicitario. Sin saberlo, me atrevería a decir que el hombre hace la función de: “Salgo en el anuncio, porque como la ley establece que no se puede ser sexista, si ponemos a un hombre podemos alegar que estaban todos los miembros de la familia (esto sin mencionar que la norma social (no escrita) marca que la familia sea así…”. La publicidad que se emite de las numerosas marcas comerciales dedicadas a los alimentos en España es sexista. Hoy en día, es muy complicado encontrar un caso en el que no aparezca la mujer como “preparadora de desayunos”, “comparada su forma de cocinar las croquetas con croquetas precocinadas”, “preocupada de la correcta alimentación de sus hijos con papeles testimoniales de los hombres en la toma de decisiones al respecto (feminismo o machismo invertido)”, etc. En este, se puede oír ya su primera frase: “Por la mañana, o arranco yo o no arranca nadie”. Es decir: “Como madre, tengo que tirar yo desde por la mañana de toda la familia…” ¿El hombre no sabe despertar a sus hijos y prepararles el desayuno? Otra imagen curiosa de este reclamo es que la mujer es la primera en llegar a la cocina. Esa cocina desierta, pues ella es la que tiene que madrugar para preparar todo.

En definitiva, un sinfín de marcas que ¿incumplen las leyes del Gobierno?, pero no incumplen las normas sociales que todavía pasean a sus anchas por la sociedad. Habrá que confiar en el progreso de la raza humana…aunque con anuncios como los que presento a continuación, será difícil conseguirlo.

Mujer objeto. Cuerpo que atrae a los hombres. Su belleza está pensada para el hombre.

Brahma Cerveza para hombres

Aquí tenemos nuevamente la mezcla <<cerveza>>, <<hombre>>, <<mujer>>; toda una oda del estereotipo. En este caso, parece que no cabe ampararse en la Ley General de Publicidad, anteriormente mencionada, pues el anuncio no proviene de España. Brahma, curiosamente se trata de un término proveniente del hinduismo que en sánscrito significa: evolución y desarrollo. Es decir, todo lo contrario que demuestra la marca comercial de origen brasileño en este reclamo publicitario. Su análisis no tiene pérdida ni lleva a equívocos. Su eslogan lo plasma con total claridad: “Caballero, así es la competencia”. Directamente se dirige al hombre como su consumidor. Ni siquiera hace falta atender a la imagen de mujer explosiva para tildar esta foto de publicidad sexista, pues el propio eslogan ya es suficientemente machista por sí mismo. En los casos anteriores la mujer era la dueña de la casa y la encargada de las labores del hogar (estereotipo sexista 1), ahora la fémina aparece como símbolo de atracción para los consumidores machos (estereotipo sexista 2). Además, por si todo lo anterior fuese poco, se utiliza el color rojo, símbolo de la pasión, el amor, la lujuria, entre otros, para el fondo de la imagen. ¿De verdad hay conexión entre elegir beber una marca de cerveza u otra y la imagen de mujeres despampanantes? Y, ya si se riza el rizo, ¿de verdad es esta la imagen que todos los hombres (heterosexuales o no) tienen de una mujer despampanante? Será que los hombres inteligentes no beben cerveza…No sé. Imagino que la marca comercial ha buscado que se hable de ellos, en lugar de por la calidad de su cerveza, por “ah, sí, la cerveza en cuyo anuncio sale la tía buena”.

Al hilo del pensamiento de que la belleza exterior es la que vale y la que vende, seguidamente se puede contemplar otro eslogan “inteligente”: “¿Desde cuándo a alguien le importa si eres bella por dentro?”

Desde cuándo a alguien le importa si eres bella por dentro

“NOS VAMOS A PUBLICIDAD… VOLVEMOS EN CINCO MINUTOS”

¡Amigos, visiten España! Playa, sol, fiesta y … tetas y culos. ¿Qué más pueden pedir, caballeros?

SPAIN MARKS

La “Marca España”, te marca.

¿Creen que he creado un buen eslogan? ¿Me amparará la Ley General de la Publicidad?

“TRAS ESTOS CINCO MINUTOS… QUE SE HAN PASADO VOLANDO… CONTINUAMOS”:

Probablemente, si los “reyes” de la publicidad sexista en el apartado anterior eran los productos alimenticios y del hogar, en general, los “sexistas alfa” del tipo de anuncio de “mujer objeto” son los perfumes y los cosméticos, en general. Aporto algunos (de los infinitos) ejemplos:

Wash me - Lynx

Ni siquiera se le ve la cara…será que la tiene limpia…

El eslogan juega con la suciedad y la limpieza gracias a la palabra en inglés “dirty”. Porque no solo significa suciedad, sino también “ponerse a tono”, digamos…

¿Qué tiene que ver un gel de ducha (masculino) con ponerse a tono? Y ¿qué tiene que ver una mujer embarrada con un gel masculino?

Pues todo y nada, pensarán los publicistas. De hecho, hay que fijarse en que parece que lo que se vende es la mujer embarrada y no el gel. El bote de gel aparece pequeño abajo en una esquina como si fuese secundario en el anuncio. Nuevamente, juegan con qué va a recordar el comprador. Quizá, ni recuerde el nombre del gel, pero seguro que sí se acuerda de la mujer embarrada del reclamo publicitario o, al menos, del eslogan: “Límpiame” o “lávame”

El-efecto-Axe túnel vagina

En la misma línea del anuncio anterior, la marca AXE (estos suelen lucirse en la mayor parte de sus reclamos y eslóganes) nos “deleita” con esta imagen. Por si no se entendiese o ni se viese, aclaro que el eslogan, dice “El efecto Axe”. De hecho, es el eslogan, casi la coletilla, de esta marca. Otra vez, el producto aparece esquinado y pequeño. Importa mucho más que el receptor capte el mensaje de “si me pongo AXE conquistaré a todas las mujeres”. Por cierto, los homosexuales que no se lo pongan, ya que parece que con los hombres no tiene el mismo efecto (nótese la ironía).

¿Se puede ser más sexista que utilizar el órgano sexual femenino como motivo atrayente en un eslogan de un desodorante? El siguiente anuncio y último incide en esto…

He guardado la última imagen para terminar de enfadar al lector de esta entrada… En mi votación personal, ha salido como el más denigrante si se tiene en cuenta mensaje que se transmite, mensaje subliminal (aunque está bastante claro), entre otros rasgos.

El control remoto más antiguo del mundo

Y hasta aquí este humilde repaso de algunas de las imágenes más “sonadas” de la publicidad sexista concernientes a la mujer. En una segunda parte, con el comienzo del año 2013 se tratará la publicidad sexista desde el otro lado, el de los hombres. Aunque no es fácil discernir cuándo se utiliza la mente de hombre o de mujer para convencer partiendo desde las normas sociales (no escritas) del sexismo. Aquí dejo un avance:

Próximamente en “TraducThor, la fuerza de las palabras”: Publicidad sexista II: El hombre cuanto más musculoso, ¿más vistoso?

 

¿Cuál les parece el más denigrante? ¿Creen que exagero?

¡Aporten sus anuncios sexistas! El que más les haya enfadado. El menos subliminal. El que quieran 🙂

Nota: Hay muchísimos anuncios de este tipo. De hecho, es complicado ser completamente objetivo con lo que el sexismo aparecerá prácticamente siempre. En esta entrada solo se recogen algunos ejemplos.

¡Gracias por su atención!

Para saber más hay muchísima información al respecto en internet (es decir, que todo esto se sabe y es muy evidente – está claro que no he descubierto la imprenta – y aun así seguiremos viendo este tipo de anuncios durante todo el año, y en especial, en navidades…):

MUJER Y PUBLICIDAD. http://ares.cnice.mec.es/informes/12/contenido/pagina%20152.htm

Informe del MEC acerca de los estereotipos femeninos en publicidad desde los años 80 a estos últimos años. Informes CNICE

Ley General de Publicidad

//

//

¿Cómo detectar a un traductor? 25 razones… ¿para odiarte o para amarte?

¡Hola!

En primer lugar, agradezco a Irene [@IreneFV_] y Scheherezade [@Scheherezade_SL] (las creadoras) y a Darío [@dgimirizaldu] (el diseñador) que hayan tenido esta GRAN idea…

En esta entrada, voy a desentrañar ciertas verdades y circunstancias que circundan a una profesión de letras, pero no solo de los caracteres escritos va esto… Voy a ayudar a aquellos que estén perdidos… A aquellos que no sepan cómo actuar cuando lo vean… A aquellos que cuando lo oyen no saben qué decir (ni si decir algo…). Las verdades y circunstancias que se van a enumerar aquí, pueden dañar la imagen de algunos e incluso puede perjudicar a la citada profesión de letras; o no. Si alguien de fuera de la profesión sabe mirar a este artista de las letras con “buenos ojos”, puede ocurrir algo bien distinto. El profesional de las letras al que me refiero es: el traductor (ya lo decía en el título, pero, como buen traductor, me gusta una parafernalia y “enrollarme” a la hora de iniciar una entrada de blog).

Como pueden ver, la supuesta máxima institución de la lengua española, el DRAE, lo define así:

Y, como suele ocurrir en los casos de adjetivos o sustantivos que tienen verbo, hay que estar buscando más allá, pues la definición de “traductor” es escasa. Y define “traducir” así:

¿Ayuda esto a conocer a un traductor? Me parece que tenemos más de la acepción número 3 que de la 1 (casi, casi…). Así que tras haber comprobado que las definiciones no colaboran… ¿quién mejor que un traductor para ayudar al resto a saber si está ante uno?

¿Cómo detectar a un traductor? 25 razones… ¿para odiarte o para amarte?

¡Atentos! Empezamos…

Si estás con amigos y con X en una casa viendo la televisión, y de repente X exclama: “se dice hubo y no hubieron”, aunque X parezca igual de insistente en su repelencia que el avión, no hagas como Cary Grant en este video…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

Las acciones más comunes o los encuentros sociales más cotidianos…para X son distintos. ¡Fíjate en cómo se comporta X en situaciones aparentemente “normales” para el resto!

¿Cómo detectar a X en el restaurante?

1. Si antes de entrar al restaurante, X se para y mira hacia arriba… Te preguntarás qué mira, ¿no? ¡Está mirando el cartel y no quiere entrar porque el italiano se llama ‘cHao Bella Italia’! ¿A quién se le ocurre? Con ese nombre mal escrito, la comida no puede ser buena…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

2. Si estás con X en un restaurante y empieza a ladear la cabeza como buscando al camarero, pero no lo llama… es que se está escondiendo de él. No quiere que lo vean, porque… ¡va a sacar una foto a alguna errata de la carta!

X es traductor, ¡te lo aseguro!

3. Si estás con X en un restaurante y a la hora de hacer su pedido de la bebida dice algo extrañísimo… Y tú te preguntas: “¿Qué ha dicho? Yo he pedido una coca-cola…” X habrá pedido una Krombacher (pero lo ha pronunciado en alemán…) con lo que ni siquiera el camarero le ha entendido…

X es traductor, ¡te lo aseguro! (Y, además, estuvo de Erasmus y ahora, a su vuelta, va por ahí pidiendo todas las cervezas que probó… Dentro de las fricadas del traductor, la práctica del idioma en cualquiera de las oportunidades que tenga, es de las más preciadas.).

4. Si estás con X en un restaurante y ves que está mirando fijamente hacia la mesa y no presta atención a lo que le dices… ¡Olvídate, porque se ha ensimismado en el apasionante mundo de la lectura de ingredientes! Es que el bote de kétchup los tiene en varios idiomas… ¿cómo resistirse?

X es traductor, ¡te lo aseguro!

X suele retratarse así con la música

5. Si estás con X en un karaoke y es el único que se empeña en cantar una canción en inglés durante toda la noche en ese karaoke…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

6. Si el gusto musical de X abarca desde Bob Marley, pasando por Elvis Prestley, hasta U2 (todos cantan en inglés con acentos ingleses distintos – esto es primordial también).  Nótese su exacerbado gusto por Muse y Rammstein (si no le gusta “Pepe”, le gusta “Juan”; ¡no falla!)

X es traductor, ¡te lo aseguro!

7. Si X tiene un gusto musical como,…demasiado inglés… Conoce grupos que no conocen ni los propios músicos… Es el rey de tendencias musicales que ni se mencionan en España y si el nombre de la tendencia lleva “indi” en él, mejor que mejor…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

8. Si X se atreve a cantar en otros idiomas (da igual que sea suajili…porque habrá buscado significados, pronunciaciones, entonaciones, etc.) Sobre todo, en inglés… ahí es el rey. No hace como el resto… que se limita a pronunciar la última palabra de las frases de la canción. No, no, él se la sabe entera.

Aunque suceda algo como en este video…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

Si sucede alguna de las siguientes situaciones en relación con series, películas o programas

9. Si X está viendo contigo el programa Password y, tras ver lo siguiente, exclama: “¡Así va el país!”

X es traductor, ¡te lo aseguro!

10. Si X se empecina en ver las series y las películas con esas letritas debajo…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

11. Si X ve tantas series como dedos tiene en el cuerpo y se autodenomina “seriéfilo”… Ve series ya sin discriminar. Tan diferentes entre sí como Gossip Girl, True Blood o Modern Family (se recomienda pronunciarlas “modo traductor” para ir empatizando…)

X es traductor, ¡te lo aseguro!

12. Si hablas con X de cualquier serie y la conoce (pero no solo le suena el título, sino que conoce la productora, los actores, el guionista e incluso conoce al que sirve los cafés…) Ejemplo: “Sí, sí. Sé cuál es… he visto algún capítulo, pero no la sigo… En el capítulo 1×04 sale Matt LeBlanc, el de Friends”.

X es traductor, ¡te lo aseguro!

Y así suele comportarse X en diferentes situaciones.

Batiburrillo de situaciones traducto¿lógicas?:

13. Si X está bebiendo cervezas con amigos… Lleva ya unas cuantas, pero aun así, suelta de repente un cultismo (que le hace quedar como el repelente del grupo)…

Ejemplo: “Opino que habría que pensar más y mejor: cogito ergo sum

X es traductor, ¡te lo aseguro!

14. Si X está manteniendo una conversación contigo, y, de repente, introduce una palabra en inglés, alemán, francés, idioma Y…en dicha conversación. Por ejemplo: “¿Y si vamos hoy a la beach?” Estudios sicológicos aseveran que tiene unas ansias desmesuradas por practicar el idioma. ¡Entiéndelo!

X es traductor, ¡te lo aseguro!

15. Si X llama a sus estanterías de libros “biblioteca” y, además, en ellas tiene libros tan variopintos como estos…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

16. Si X aparentemente no está trabajando, y, de todos modos, no sale a lo que tú ves como un fiestón un sábado, porque tiene cosas que hacer… (Traducción urgente de 5000 palabras que llegó el viernes a las 17.00 horas y la entrega es el lunes a primera hora)… Si, además, se queda en pijama de invierno… ¡sospecha! Ese se va a quedar trabajando. 

X es traductor, ¡te lo aseguro!

17. Si X habla de palabras y céntimos o de números de modelos como quien habla de banca. En realidad… no es una buena comparación, ¿no?

X es traductor, ¡te lo aseguro!

18. Si, de repente, le para un turista y en lugar de señalar a otro para que le conteste… o salir corriendo, X atiende a ese ciudadano extranjero despistado.

X es traductor, ¡te lo aseguro!

19. Si, tras atender a ese turista, ves a X con cara sonriente, como de satisfacción… Eso es que está contento por haber practicado el idioma con un nativo. “Se siente realizado”… Ya eran 3 días sin utilizar el inglés…

Así de contento estará…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

20. Si X tiene en su CV la licenciatura de TeI, pero no es la única titulación superior que aparece. (Probablemente, su avidez de conocimientos – eufemismo de: sabelotodo o enterado – le llevó a hacer otra cosa o a especializarse).

X es traductor, ¡te lo aseguro!

21. Si X lee algo en un idioma extranjero que tú creías que era inglés y lo hace de una forma ¿rara? que no entiendes. O si X durante una conversación afable entre amigos pronuncia McDonald’s como /MACDOUNALS/ en lugar de /MACDONA/

… sin superar a lo presente…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

22. Si ves que X por su blog, Twitter, Facebook, red social varia critica a un tal “PM”…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

23. Si a X le gusta cocinar más de lo que podría ser habitual para un cocinero no profesional… Suele deberse, en las nuevas generaciones a que han ido de Erasmus y han tenido que aprender, al final. Como friquis… pues aprenden los platos del lugar, etc. Se les reconoce especialmente, porque pueden cocinar un plato polaco o danés, por ejemplo.

X es traductor, ¡te lo aseguro!

24. Si juegas con X al Trivial y no domina ningún color en concreto, pero acierta las que nadie se sabe. Suele reconocérsele porque se le pregunta: “¿Pero tú no sabías idiomas? ¿Cómo es que te sabes eso? Bah, te las sabes de memoria…”

X es traductor, ¡te lo aseguro!

25. En el caso de los hombres, si ves a X rodeado de 40 mujeres.

X es traductor, ¡te lo aseguro!

25 (bonus track). Si ves a X, hombre, solo con 14 mujeres tomando una caña…

X es traductor, ¡te lo aseguro!

Antes de finalizar y por si todavía no tienes claro cómo detectar a un traductor… Aquí tienes un video muy ilustrativo de la vida de un traductor de a pie.

¿Qué te han parecido las 25 razones? ¿Para odiar o para amar a un traductor?

¡Traductor, atrévete y comenta tu rareza (con su número)! O aporta tu rasgo traducto¿lógico? más inconfesable 🙂

¿Cómo creen que termina la película?

¿Así? [Suponiendo que X está entre los vietnamitas…] 25 razones para ODIARTE

o ¿así? [Suponiendo que X es Demi Moore, la alfarera…] 25 razones PARA AMARTE

El traductor… ¿nace o se hace?

Hola:

El saludo va dirigido a todo aquel que lea estas divagaciones; divagaciones, en su tercera acepción del DRAE. Por supuesto, saludar debe ser lo primero, pues como dicen: «El saludo no se le niega a nadie». Disculpas anticipadas por lo personal de los pensamientos, pero tómenlo como una presentación en el sentido de un quién soy en mi vida laboral.

Me gustaría abrir el blog con una entrada dedicada a cómo llegué a ser traductor, en concreto, traductor jurado de alemán, traductor de inglés a español y revisor de textos escritos en español. Además, también me gustaría (querer es poder) que participen y cuenten cómo han sido sus experiencias.

Vamos, siéntense que empieza esto. ¡Atentos! 🙂

Érase una vez, un niño de 9 años que se aburría en sus clases del colegio público hasta que su profesora —¿las seguirá habiendo así de preocupadas por su alumnado?— le propuso algo a los padres del pequeño. Esa proposición, no indecente, era simple, pero requería un esfuerzo; un gran esfuerzo. Dijo: «¿Y si intentamos que el niño entre en el Colegio Oficial Alemán?». Dicho y hecho —no fue tan fácil, pero para resumir. Tras superar unas pruebas de admisión, ese niño ya con 11 años inició su idilio con los idiomas. Ese niño soy yo.

Desde entonces, siempre he estado rodeado de palabras. Ellas me atacan, yo contraataco. El colegio empezó convenciéndome de que el alemán era magnífico. Lógico, estaba aprendiendo un idioma, que además no era inglés, lo que le daba cierto exotismo al asunto. Así que mis alabanzas diarias al alemán y a lo que aprendía en el colegio hacían que el esfuerzo valiese la pena. Sin embargo, allá por 1.º de bachillerato, me topé con una magnífica profesora de español. Lengua siempre había sido una asignatura de las de nota, pero me gustaban más otras como Historia o, incluso Química, sí, Química, no me he equivocado. Pero —y aquí se demuestra que la importancia de tener un buen profesor que sepa motivar a los alumnos es determinante— el español empezó a cautivarme. Me gustaba hasta el análisis sintáctico. Entre complementos predicativos y calambures terminé la formación en el colegio con dos selectividades, el Abitur y la selectividad española. No quise irme a Alemania y había que tomar la decisión ¿de mi vida? De la laboral, al menos, sí…

Licenciatura de Traducción e Interpretación (TeI) era el nombre de mi primera opción para entrar en la universidad. ¿Por qué? El traductor… ¿nace o se hace? Con 18 años, mi mente fue capaz de pensar (menos mal) que si las asignaturas que más me gustaban eran Historia, Español y Alemán, algo había que descartar. A partir de este pensamiento, la pobre Historia fue eso: «historia» para mí. TeI conjugaba bien las otras dos, así que White and in bottle: milk.

Entonces, ¿existe la vocación? Pienso que no. Si no se entremezclan todas esas circunstancias que he contado, no hubiese sido traductor o, al menos, hubiese habido un número menor de posibilidades. No entiendo a aquellos que dicen que son esto o lo otro por vocación. Otra cosa será que te dediques a una profesión porque te ha gustado desde hace tiempo; esto vale. «Soy profesora por vocación». Eres profesora porque hiciste Magisterio, hiciste un máster o pasaste unas oposiciones y has tenido plaza, por ende, esfuerzo, estudio o suerte, por ejemplo. Desde luego, puede que tu profesión sea una u otra porque te ha gustado desde hace tiempo y has luchado por conseguir ser eso, pero, no sé, la vocación no se lleva bien conmigo. 🙂

También hay muchos, en el caso de TeI por ejemplo, que empezaron la carrera por motivaciones parecidas a las mías = me gustan los idiomas y quiero trabajar con ellos… y ahora aborrecen la traducción. Y ¿por qué se llega a esta última situación? Pues la razón principal, entre otras, me parece bastante simple: saber idiomas no es traducir. Posiblemente, traducir requiere una serie de características del traductor prácticamente indispensables para su práctica… la de traducir, digo (ya saben: estar sentado varias horas desgranando y desmembrando frases, ser jefe, organizador y gestor de proyectos, etc.).

Y, así, me convertí en traductor jurado de alemán. Ahora me gusta más el español que el alemán, pero sobre todo, me gusta traducir o revisar textos. Me gusta escribir y poder expresarme gracias al intento cada día de dominar la palabra —que para eso está, por cierto. Parece que a algunos traductores y profesionales que están envueltos en palabras a diario se les olvida que no dominan el idioma nativo por el mero hecho de haber estudiado una carrera relacionada. ¡No! Debemos dudar mucho más de nuestras frases: ¡nuestros textos lo agradecerán! En la sociedad que estamos es un logro hacer que la gente pueda entenderse. Esto también lo consigue un traductor con sus trabajos y, por supuesto, un intérprete.

¿Y ustedes? ¿Cómo llegaron a ser traductores? ¿Preferirían tener otra profesión?